Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 27
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MOTIVOS PARA ACERCARSE A EN FIESTAS DE PRIMAVERA A LOS RESTAURANTES FENTE A LAS BARRACAS


     

    ¿Si ustedes tuvieran que solucionar un problema tipo un escape de agua, el arreglo de parte de su piso, el dictamen de una enfermedad o la defensa de un juicio de su caso, a quién acudirían? Las respuestas parecen obvias. Imagino sin ningún tipo de dudas que a   profesionales que ejercen durante su vida laboral su profesión, que están colegiados y que pagan sus impuestos.

     

    Los restaurantes de nuestra comunidad, día a día, pagan sus impuestos, sufren las diversas inspecciones de las distintas instituciones que tienen la obligación de realizar, tratan de mantener la cliente a fuerza de mejorar sus propuestas y, ya realicen una cocina tradicional o más avanzada, ponen a disposición del público un espacio decorado, con aire acondicionado o calefacción, vajillas, materiales que pasan normas de trazabilidad, y los hay que se implican en su formación para ofrecer un mejor servicio, tanto en la sala como en la cocina. Los hay que se empeñan en que la calidad trate de ser la enseña de sus casas. Hay copas de cristal para beber vinos de nuestras DO o de las que queramos disfrutar. Botellas de vino que se abren con sacacorchos. Hay, a fin de cuentas, una búsqueda por la calidad

     

    Dejarlos de la lado durante estos días en que el cuerpo pide fiesta y acercarse a unos más que dudosos centros de exaltación de las tradiciones es un golpe bajo, más cuando la situación laboral es crítica, la amenaza de cierre de locales es evidente, y hay una intromisión exacerbada por parte del mundo barraquil hacia el sector hostelería. Más cuando unos tienen una serie de ventajas que los de a diario ni sueñan ni pueden competir, por más asociaciones que haya, aunque estas no hagan mucho para solventar las diferencias.

     

    Porque díganme ustedes ¿Qué ofrecen éstos invasores de ocho días que no les ofrezcan sus locales de a diario? ¿Qué harían ustedes si viesen que sus trabajos están más en peligro por la “simpática” invasión aceptada de quien no aportan una parte a la economía común?

     

    La dualidad barracas restaurantes no debería ni plantearse. Pese a los hermosos titulares triunfalistas de los llenos diarios, las victorias pese a la lluvia y otras sandeces. Ética y estética en una batalla de sensatez frente a mentira. Que cada uno decida.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook