Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 20
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LIMA, CHIFAS Y COIMAS

     

     

     

    Desde hace unos años, desde el momento que visité la ciudad, Lima se ha convertido en una ciudad fetiche. Busco constantemente noticias sobre ella, reviso sus periódicos para encontrar novedades en sus restaurantes, busco su literatura. Admiro a sus cocineros y siento que un país con un futuro demoledor, que me gustaría conocer muchos más a fondo y poder vivir en primera persona.

    Y ahí aparece Fernando Ampuero, novelista y cuentista, que escribe “Puta linda”, la segunda parte de su “Trilogía callejera de Lima”.

    La historia es sencilla, una prostituta, hija de prostituta, cuenta su vida a un aprendiz de escritor, y con una ternura demoledora nos presenta una sociedad resquebrajada por las miserias de un gobierno cancerígeno y militarista.

    En ese retrato de una país que va de los males de El Niño hasta las fiestas de los militares que harán a nuestra protagonista uno mujer bien posicionada socialmente, la amoral vida de Noemí es narrada a un Luis Alberto joven y deseoso de recopilar apuntes para poder escribir una novela que tal vez solo se posibles escribir en el futuro. Cuarenta soles a cuarenta soles el escritor rellena sus cuadernos. Noemí aumenta su futura. Y el espectador disfruta de una novela que sin asentarse plenamente en el género negro, ofrece una visión realista de la sociedad donde transcurre, ¿acaso no es es el fin de la novela negra?

    Se sentaron de cara al mar y se sirvieron pescado, arroz con caracoles y abundante ensalada de palta (aguacates)”.

    La vida cotidiana en la costa peruana, que luego en la ciudad se convierten en “traer sorpresitas gastronómicas, un chifitaa del Chifa Internacional o unas empanaditas de la pastelería El Buen Gusto”

    La literatura que tiene el valor de llevarnos de la mano hasta realidades que un día creímos conocer tiene parte ganada en el lector que si identifica como visionador de su propio pasado. “Ella pactó la cita en “La tiendecita blanca”. De repente me sitúo una tarde de sábado en una mesa junto a las cristaleras de la cafetería limeña, con una taza de chocolate y una grappa, por ver si podía digerir las miles de maravillas que me habían obsequiado en La Mar de Gastón Acurio, junto a otros chef de la ciudad, en una comida donde el pisco esa el himno que se entonaba ante tantos pescados desconocidos, ante tantas forman sencillas, jugosas y efectivas de cocinar el Pacífico.

    Hay novelas que se bastan con ser el entretenimiento de un rato, que no es poco. Alimento para el recuerdo. Que nos hablan con acentos añorados, de geografías añoradas, de sabores que quisiéramos añorar más.

    La literatura eficaz de Ampuero resuelve las dudas de cualquier lector. Aquí se puede entrar y se puede disfrutar. Con humor, en algunas de las páginas que aquí ofrece. Con la certeza de que estamos ante una historia que sin real aporta realidad. La sombra del maestro Vargas Llosa se hace presente.

    La literatura es una forma eficaz de viajar, al pasado o a realidades cercanas. La gastronomía, de conocer lo que los autores que hablan de ellas. Un binomio de que se puede sacar un momentos para querer conservar toda una vida, o todo un bolero inacabado y mal recordado.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook