Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 29
    Septiembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La gastronomía en la noche blanca 2010

     

    Un acontecimiento que logra reunir a setecientas mil y pico personas no es moco de pavo. Eso no quiere decir que esté muy de acuerdo con ésta forma de hacer política cultural. Pero la noche del sábado 11 de septiembre, Madrid volvió a  acoger “La Noche en blanco”,  http://lanocheenblanco2010.esmadrid.com/lneb/  . Un macroproyecto que convirtió por la ciudad en un espacio donde se palpaba una energía muy positiva.

    21 actividades  comisariazas que transformaron la ciudad bajo la dirección de Basurama y con el lema ¡Hagan juego! como punto de partida, y cerca de 200 actividades paralelas, donde la gastronomía intervino en un par de esas actividades. Por una parte en las cocinas del palacio real, con un extraordinario fogón construido por Briffault, semejante al que puede contemplarse en la residencia real inglesa de Valmoral, o las cocinas del Zar de Rusia, piezas de cobre ancestrales y un marco absolutamente impactante, se rindió homenaje a la cocina Sefardí a través de uno de sus postres más tradicionales, los Fiyuelos, las hojuelas. Un homenaje a la pluralidad y a una de las cocinas que nos ha dejado cosas tan habituales en nuestra gastronomía como el uso de la berenjena, el hinojo, el azafrán, o antecedentes del clásico cocido, la adafina.

    Por otra parte el polifacético Antoni Miralda y la cocinara Montse Guillén, con un espectáculo llamado Alba, un desayuno ceremonial, dieron de almorzar a más de 6.000 personas. Estos dos creadores, que  ya habían colaborado en el restaurante que Guillén abrió en Nueva York, el Internacional, saludaron la salida del sol, a las 7,52 de la mañana del domingo 12, y dejaron abiertas las puertas de la exposición De Gustibus Non Disputandum, del artista catalán que ahora mismo ha puesto en marcha su proyecto

    http://www.foodculturemuseum.com/.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook