Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 17
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    L´ANTICA ADELAIDE

     

     

     

     

    En el barrio de Canareggio, en el número 3728, calle Priuli, ya había un local que daba de comer en 1700, con un salón reservado al clero y en otro, abierto éste, a todo el mundo, cocina tradicional veneciana.

    Tras las arduas luchas que hay que tener en ésta ciudad con las administraciones, que permiten nuevas aperturas en lugares históricos, por  fin se pudo abrir el local con cocina vista desde la calle, dos salones y un aire de espacio detenido en el tiempo.

    Aunque la carta es larga nos hemos centrado en las recomendaciones del día y elegimos unas entradas a compartir, dos pastas y un arroz para terminar. Más la consiguiente degustación de quesos de la zona.

    Unas pequeñitas gambas fritas, squie se les llama aquí, en una polenta líquida. Bacalá mantecado, una especie de brandada, sobre polenta esta vez a la plancha. Tartar de atún que encierra burrata ,un delicioso queso cremoso, y  que se acompaña de una ensalada con cerezas y fresas , y dos tipos de  cape sante o vieiras, unas gratinadas con queso de oveja y otras con una crema de verduras.

    Los macarrones caseros están cocinados con “morcadinis” (pulpitos) en vino tinto, una receta del 17. Tallarines con centolla y un arroz con acelgas y vieiras.

    La cocina es sabrosa, los puntos de cocción de las pastas justos, y quizá algo desligado por una mantecatura veloz el arroz.

    Los vinos elegidos recorren un mapa imaginario. Un Prossecco biológico extra brut , una Cremant Limoux francés, un blanco excepcional de Calabria, Cirio 2009, y finalmente, para los quesos venetos un Montepulcciano  2006  muy sabroso y de bonito color rubí.

    Durante la larga cena notamos y hablamos la diferencia de gustos entre comensales italianos y nuestro grupo español. Los autóctonos se declinan más por platos de sabor más delicados, nosotros preferimos la potencia, al menos en éste tipo de cocina popular.

    Muchos de estos locales regenteados por nuevas generaciones de hosteleros carecen de un verdadero servicio especializado. Que se ve, a veces, compensado por su entrega y simpatía. Los precios contenidos para una ciudad como ésta, casi a 40 € por persona, donde si te descuidas, te colocan 5€ en una terraza por un bote de coca cola Ligh. Ausencia de bancos y cansancio en los paseos. Falta de reflejos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook