Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 02
    Octubre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Final de temporada del Bonito

     

     

    Dos grandes familias de Bonitos son las que encontramos sobre las mesas de mercados y pescaderías de barrio o grandes superficies. Por una parte el bonito del norte, que serán aquellas piezas que tienen un peso mínimo de 4 kilos, y que llamamos Thunnus Alalunga. Se captura con anzuelo, para que el pescado no sufra, y procede de los mares del Cantábrico.

    Las piezas más pequeñas, entre uno y dos kilos, y que estos días aún podemos encontrar, procede de la pesca del sur, y se llama Sarda Sarda.

    Su temporada se inició en el mes de mayo y puede llegar hasta los primeros días de Octubre.

    Podemos cocinarlo de múltiples maneras, pero debemos siempre de tener la precaución de evitar su sequedad.

    Les propongo un plato fusionado. Con pensamiento japonés pero con sabores cercanos.

    Vamos a limpiar nuestro bonito de pieles y espinas, dejando piezas/cubos de tres centímetros.

    Preparamos una marinada con Aove (ya saben Aceite oliva virgen extra) a la que añadimos un poquito de soja y un poco de yogur tipo griego, nada azucarado, claro.

    Troceamos unas piezas de tomate seco, que haremos que se caliente unos segundos en el marinado de aceite en microondas, y buscamos un maíz de lata sabroso, al que quitamos el agua, y mezclamos en el elemento graso. Para acabar cortaremos unos trozos de cebolleta fresca.

    El bonito, con un poco de este aceite, lo mojamos con unas gotas de whisky, y dejamos madurar un rato en la nevera.

    A la hora de comer unimos al pescado crudo la crema. Sensacional mezcla que nos permite comprobar el poderoso sabor del pescado y el viaje universal de los sabores que le adjuntamos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook