Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 05
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DESCONSUELO CULTURAL

     

     

     

    El grito sería, “…y seguimos, señoras y señores ¡”. 

    No contentos nuestros mandatarios  de la cultura con que echar el cierre de diversos referentes culturales en las tierras de ésta comunidad isla, como si se trataran de botellas descorchadas caminos del contenedor correspondiente tras una celebración pantagruélica, nos encontramos con que en Murcia las celebraciones culturales van a volverse de una extrañeza casi comparable a las gastronómicas. “Mucho más mayo” es uno de los últimos eventos en caer. Tras seis años. Así las amenazas de una programación cultural de dudoso gusto y nivel más que superfluo se van haciendo efectivas, reales y comenzamos a pensar, realmente, que cualquier tiempo pasado fue muchísimo mejor.

    Por fin se va a poder igualar la gastronomía a la cultura, ambas serán espectros con muchos recortes de prensa que hablen de sus pasados emblemáticos. Porque hoy ambas se vestirán de una desnudez escalofriante. Pero esto es lo que tenemos, lo que nos mereceremos. Porque aquí no hay cabezas capaces de hacer volar una cultura sin gasto desproporcionado, una gastronomía que no huela a aceite refrito, ni a chiringuito de Uralita, caña y vino a granel. Aquí nos ha gustado gastar a lo grande, porque lo minúsculo no tiene sentido ni existencia para los ojos del faraón y sus cuadrillas.

    Ahora nuestro camino es el de ser atracción con ticket de entrada. Y ni siquiera la idea de reciclarse en algo diverso a lo que se empeñaron en ponernos sobre la mesa puede tener cabida. Somos hijos de los grandes fastos, y avisados del entierro del Euro para qué valorar y revivir lo que cuesta tres cuartos. Nosotros grandes hasta para morir, eso sí con la boca abierta.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook