Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 05
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CONFUSIÓN Y PRISAS

     

     

     

    Al pairo de una de esas conversaciones en la red que se mantienen en privado, con un cocinero que se ha independizado hace poco, después de varios años trabajando para otros, incluso en un local de cierto renombre, creo que hay un par  de vicios o tics que mucha gente de la profesión suele llevar encima.

    La prisa, que a veces está reñida con el asentamiento, y la confusión, generalmente relacionada con la malsana información, o la información sesgada.

    Sería de agradecer que los locales alcanzaran su valor de mercado en  breves fechas, desde su inauguración, pero ni los tiempos son boyantes, ni las prisas son buenas consejeras. Puede ser que en otro lugares, donde la información gastronómica vuela más deprisa, llámense grandes capitales como Barcelona, Paris, Madrid o Londres, un recién llegado se convierta en estrella mediática gracias al hambre de moda y a la necesidad de destronar que existe entre los que quieren ser los primeros en titularse descubridores, pero eso rara vez sucede en provincias. Donde la parcialidad y el amiguismo es un empeño.

    Por otra parte los que van asentando su trabajo con el proseguir de los días no cejan en abrirse puertas mediante concursos, agrupaciones o todo lo que ayude a que sus establecimientos sean más reconocidos y puedan sobrevivir al meremagmun que hoy afecta a éste sector. Para salvarse hay que informarse, usar los teléfonos y estar presente. Quien se quede en su casa creyendo que le van a llamar por el solo hecho de existir está muy equivocado. La lentitud de las administraciones es ampliamente reconocida. Sus miras muchas veces se confunden con sus intereses. Y el empresario independiente tiene que jugar sus cartas. Para que nos salven hay que decir, gesticular, que necesitamos salvación.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook