Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 04
    Noviembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    BODEGAS MARAÑONES


     

    Con el vino me ocurre que prefiero probar cosas nuevas que mantenerme en gustos conocidos. Por ello le pido a Blas Cerón,  http://www.alhamavinoteca.com/ , ese sabio distribuidor de vinos, del que alguna vez ya hemos hablado en este rincón, algunas botellas para una reunión que tenemos en casa.

    Da la casualidad de que cuando llega con las botellas y me habla de los vinos que trae, Picarana, Albillo 2009, y Treinta mil maravedíes 2008, Garnacha y Syrha, hacía unos meses que había probado una de esas botellas en casa de mi hermano Carlos.

    Bodegas Marañones se encuentra en la DO Madrid, en la zona de San Martín de Valdeiglesias, en las estribaciones de la sierra de Gredos, con suelos de materia granítica degradada, y zona donde el estrés térmico, que sufre la viña es muy alto, noches muy frías, con días de mucho calor.

    Picarana es un vino blanco de la peculiar variedad Albillo. Uva que se ha destinado por lo general a su degustación en mesa, con viñas de más de 60 años, que si bien dan escasa cantidad en la cepa, consiguen, a la hora de degustarla transformada en vino, una impresionante carga gustativa, aromática y expresiva. Obra del enólogo Fernando García, que trabaja en grandes tinos de madera, y  está consiguiendo resultados espectaculares.

    Treinta mil maravedíes 2008, es un vino goloso, con interesantes notas de mineralidad, procedentes de los terruños de Peña Caballera. Con cierta corposidad afrancesada, lo que convierte al vino en un productos agradable de beber, con el que entretenerse jugando durante el tiempo de su degustación.

    De precio medio, entre 8/10€, los coloca en un sector de venta intermedio y accesible, cosa que hace aún más interesante para acercarnos hasta estos vinos. Siempre es de agradecer el esfuerzo que realizan tanto los bodegueros como los distribuidores, para que vinos de zonas poco “bebidas” en nuestra comunidad, puedan ser  tenidas en cuenta como elección a la hora de entrar en lucha por su parcela en un mercado tan repleto de ofertas. Si los encuentran en carta, o en tiendas especializadas, no duden en acercarse hasta ellos. Rebosan placer y una ejecución admirables.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook