Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Mallorca

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 12
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ASTENIA PRIMAVERAL Y BARRACAS MURCIANAS

    <!--[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]--><!--[if gte mso 9]> <![endif]--><!--[if !mso]> st1\:*{behavior:url(#ieooui) } <![endif]--><!--[if gte mso 10]> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} <![endif]-->

     


     

    Desde hace unas semanas, cuando vi que comenzaban  las instalaciones de esas delicias turcas llamadas “barracas”,  el cuerpo dijo basta. La primavera me ataca. Y el único remedio que encuentro es ver películas surcoreanas de Chan-wook Park, muy versado en el concepto de venganza, y seguir las indicaciones de Gay Talase para continuar las andanzas de la familia Bonanno, para ir acostumbrándome al concepto de Familia que se avecina.

    Entre las barracas y sus aceites cansados, entre la visita próxima de nuestro Alcalde a los juzgados, y las fotos de cierto personaje con túnica, repartiendo caramelos como si fueran dones culturales, Abril ha entrado en mi cuerpo como aquél poema de Tenysson “por el valle de la muerte, cabalgaron los 600”. Soy mi propio Balaclava. Sin saber muy bien si ésta derrota traerá consecuencias para la guerra final.

    Me gustaría hacerle caso a la Doctora Ana Haro y producir endorfinas gracias a la risa: “Ayuda a liberar tensiones, superar las inquietudes, apacigua los nervios y es excelente para el corazón.”. Pero no llego más allá de abrir las ventanas con la tarde deslizándose hacia un infinito imposible. Dejo que suene el chelo de Jordi Savall y miro el vacío instalado en mi casa. No hay risas, ni ganas de salir a la calle y construir un itinerario del asesinato del vino embotellado, en esos lugares de falso huertanismo patrio que confunden las calidades con la baratura.

    Tal vez podría acabar esta astenia mediante esos paparajotes grasientos, esos guisos donde las  legumbres perdieron el sentido de entereza a fuerza de cocciones interminables, y los arroces, abusando del corazón duro de los cereales de Calasparra, destruyen el concepto de tiempo en amasijos gachosos. Pero la doctora recomiendo comida natural, y de eso, en las barracas, no tienen ni idea. Por ello me instalo en esta atalaya prodigiosa, como un Gato Pérez cualquiera, que quiere divertirse pero no encuentra ni motivos ni maneras. Menudo Abril, me repito con los labios relajados. Menudo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook