Blog 
Contar es vivir
RSS - Blog de Gustavo Catalán

Sobre este blog de Sociedad

Médico, escritor y columnista en el Diario de Mallorca desde hace 15 años. Entre la oncología y las palabras día tras día, aunque consciente de que, hombre de muchos oficios… Si les apetece más información, la encontrarán en: ...


Archivo

  • 24
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un modelo turístico a gusto de Lobby

    Los hoteleros, por boca del presidente de su federación (FH), Aurelio Vázquez, aseguran que alquilar pisos a turistas es un error, y ya se encargará la Ley General Turística del Govern balear de poner las oportunas trabas a medida de los intereses del lobby a quien sirven. Porque puede aplicarse a ambos colectivos, los hoteleros y sus empleados, aquello de que los grandes beneficios hacen desaparecer los principios, sin traba moral alguna ni perrito que les ladre. Y los empleados, convenientemente disfrazados de servidores públicos, excretarán las leyes: telas de araña (así las definió Jonathan Swift) para atrapar las pequeñas moscas mientras dejan pasar a los avispones.
    Que los avispones del lobby esgriman los paradójicos argumentos más allá de los despachos de sus secuaces, demuestra lo poco que les importa mostrar las entretelas una vez pactado el escenario a la medida de sus intereses. De ahí que el somero repaso a las justificaciones que esgrimen no sea sino la constatación, inútil en la práctica, de su cinismo. Y es que, no se lo pierdan, incorporan al discurso contra el alquiler de viviendas, consideraciones medioambientales y su preocupación por la masificación y el deterioro. Tal vez supongan que carecemos de ojos y memoria, aunque me temo que es aún peor: que les da lo mismo apostar por los decibelios a altas horas de la noche, o hacerse con cuanta playa les convenga, cuanto terreno declarado en su día zona verde les apetezca, y hacer a la par bandera de su arraigado ecologismo.

    Y con las pruebas de lo que a veces podría etiquetarse de puro latrocinio, pelillos a la mar. Puede rastrearse la efímera vigencia de aquella ecotasa implantada el uno de mayo de 2002 y derogada por el PP en octubre de 2003. Se trataba de un impuesto con finalidad ambiental y al que se opusieron desde un principio y con tal virulencia, que si no estoy mal informado todavía adeudan más de doce millones de euros que recaudaron. ¿Pero no están por la protección del entorno? Y por una competitividad que, según dijeron entonces, iba a resentirse por mor de la tasa. Se referían, ¡faltaría más!, a la competitividad de sus negocios, que no a los del resto de mortales y, en ese sentido, sus apuestas y actividades no dejan lugar a dudas. El “todo incluido” que practican, pone en riesgo no solo la competitividad sino la mera supervivencia de una oferta turística complementaria y no ligada al lobby, aunque sea cuestión que no parezca importar a ellos ni a sus valedores, los de la telaraña, más atentos al ruido de los músicos callejeros que al estruendo de clubs y discotecas en los hoteles; dubitativos con el escándalo de la recogida neumática de basuras al extremo de plantearse una encuesta ciudadana que, a pesar de antojarse mucho más oportuna, nunca se plantearán para el tema que hoy me ocupa, por eso de, como se diría en buen mallorquín, tenir es cul llogat.
    Alquilar viviendas aumentaría la competencia y caerían los precios, aducen desde la FH. Y descenderían los estándares de calidad porque cualquier cosa con techo y cuatro paredes podría servir, lo que obedece, apuntan, a intereses del sector de la promoción inmobiliaria. Sin embargo, no aplican parecida vara de medir, y baten palmas, cuando se autoriza la reconversión en pisos de hoteles ya amortizados. En ese caso, el aumento de la oferta se ve con otros ojos, y que esa cucharada de miel vestida de legalidad, revele a las claras el contubernio, sólo merece un cómplice silencio. Parecen remedar a Sartre (aunque la mayoría ignore quién fue el tal) con aquello de que “aunque sea cierto, no hay que hablar de ello”. Y, por supuesto, “No se está dando manga ancha a los hoteleros”, afirmó un director general de Turismo, de quien sería interesante conocer el alargamiento de su nariz desde ese día. Seguramente quiso decir que se les colocaba en su sitio; donde deben estar, que tal vez sea, para él y los de su cuerda, en los altares. Para hacerles ofrendas a cambio de apoyo.

    La FH se ha despachado con otras lindezas estos días; ellos son quienes crean mucho más empleo que el que supondría permitir que aquellos ciudadanos que puedan y quieran, se lleven unas migajas por diversificar la oferta. Con los controles pertinentes. No obstante, olvidan mencionar la discrecionalidad con que emplean, la precariedad, estacionalidad y esa facilidad, desconocida en otros ámbitos, para enviar al paro a los fijos discontinuos. Pese a todo lo anterior, el Govern sabe perfectamente que su gestión excluye la posibilidad de echar piedras en según qué tejados, lo que obliga a las debidas precauciones cuando se tejen ciertas leyes y determinan su aplicación. Encima, si el pensamiento es corto, y suele ser el caso, no se precisan grandes esfuerzos para adaptar las reglas a las necesidades de sus valedores. Basta con el ordeno y mando que, traducido, sería algo así como: los beneficios, suyos, y la precariedad, esparcida entre el resto.
    Peculiar rollo el de estos políticos con el lobby, ¿no? Para ganancias, las de quienes todos sabemos. Y a cualquier precio. Total, no son ellos quienes pagarán las consecuencias.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook