Blog 
Contar es vivir
RSS - Blog de Gustavo Catalán

Sobre este blog de Sociedad

Médico, escritor y columnista en el Diario de Mallorca desde hace 15 años. Entre la oncología y las palabras día tras día, aunque consciente de que, hombre de muchos oficios… Si les apetece más información, la encontrarán en: ...


Archivo

  • 14
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nuevas generaciones para nuevos mangoneos

    Lejos de mi intención cuestionar la libertad de cualquiera para optar a cuanto le venga en gana con el debido respeto al vecino, y en ello incluyo, ¡faltaría más!, la adscripción ideológica si es de su gusto. Sin embargo, y por lo que hace a las Nuevas Generaciones (NNGG) de los partidos políticos, se me agolpan peros y reticencias. A poco que mediten en ellas, presumo que coincidiremos en muchas.

    Unas organizaciones juveniles a las que se puede pertenecer desde los 16 años en el caso del PP (¡desde los 14 en el PSOE!), desprenden un inequívoco tufillo a adoctrinamiento que se ve favorecido por la corta edad de los miembros, porque, ¿elección consciente y meditada en plena adolescencia, cuando las pulsiones que predominan son otras, por simple fisiología? ¡Anda ya! En todo caso, tendrá mucho que ver la sugerencia de los papis, tan seguros ellos de estar en la verdad que encarrilan a los retoños con las anteojeras de su propia opción, aunque ello pueda dificultarles de por vida el análisis objetivo de las alternativas. Claro que de la manipulación precoz podrán seguirse prebendas en el futuro, y un corsé mental a cambio del posible sueldo en el porvenir, con lo difíciles que se han puesto las cosas, podría explicar la querencia de algunos por encerrar a sus vástagos en un corral donde sólo tengan cabida los de la misma cuerda y con parecida escala de prioridades.
     
    ¿Recuerdan a Carromero? Porque se me antoja un excelente ejemplo de cuanto antecede. Vicesecretario general de las NNGG del PP, con veintipocos añitos, ya le había sido retirado en España su carné, por conducir bebido, cuando tuvo en Cuba el accidente —él al volante— que costó la vida a dos acompañantes. Ignoro lo que estaría haciendo allí (leí que su misión era la de entregar dinero a miembros de la oposición al régimen castrista), pero su pertenencia a la organización (equiparable a la Organización Juvenil Española en tiempos de la Falange) lo sacó de la cárcel y sigue conservando el momio, lo cual abunda en mi criterio. Tras cumplir en Cuba sólo cinco meses de los cuatro años que le cayeron, su partido desde la cuna, como quien dice, consiguió la extradición y, de nuevo aquí, disfruta del tercer grado penitenciario y sigue cobrando más de 50.000 euros al año (sin formación específica alguna, ya que no terminó los estudios) en concepto de asesoría técnica a la junta municipal de Moratalaz. ¿Misión específica? Ninguna: el chico de los recados donde y para lo que sea como se puede deducir a partir de su visita allende los mares. Pero mejor pagado que cualquier profesional de su edad con doctorado incluido, así que los padres tenían razón al apostar por NNGG como un seguro de subsistencia para ese hijuelo un tanto problemático.
     
    Con esos mimbres en el horizonte, ¿quién de entre esos rebaños va a apostar en las elecciones por unas listas abiertas, a riesgo de quedar fuera tras haber militado desde el destete? ¿Quién por aquella “Educación para la ciudadanía” eliminada de la LOMCE porque, según adujeron, pretendía moldear sesgadamente las conciencias de los alumnos? Y es que, para el moldeado otro que el talle, nada mejor que las NNGG, que suman la posibilidad de una regalía, en cuanto apunten tetas o bozo, sin exigencia de más preparación que la del monaguillo frente al oficiante. Porque a la afirmación de Oscar Wilde, “nada que merezca saberse puede ser enseñado”, se añade, para el buen entendedor, “…por alguien que no se haya entregado previamente, con armas y bagajes, a nuestra orden”. Se les ve, se les escucha, y uno no puede por menos que preguntarse: ¿con qué experiencia cuentan para opinar? Y si como aseguraba Gadamer, toda experiencia es lectura, ¿qué habrán leído?
     
    Las ideologías son el trasunto de los sentimientos aunque, en el caso de las NNGG, de cualquiera de ellas, ¿habrán tenido tiempo sus afiliados para contrastarlos y luego sedimentarlos, o serán simples trasmisores, voceros de los ecos ajenos, adjetivadores sin importar el sustantivo? Los he observado cuando entran en alguna sede, contemplado en la escenificación de sus filias y no puedo por menos que listar mis percepciones: me parecen entusiastas al dictado, cartesianos, convencionales sin trasfondo siquiera para la hipocresía, intoxicados de simplismo, prejuicios y tópicos, onfalocéntricos sin perspectiva, alienados hasta el fanatismo y embrutecidos de suficiencia; llegados sin viajar ni haber mirado en derredor, impermeables al razonamiento y retroalimentados de exclusiones y palabras hueras…
     
    Unas NNGG que aportan corifeos de siglas en lugar de ideas y, en mi criterio, organizaciones no sólo prescindibles, sino nocivas para el normal desarrollo de la personalidad; un instrumento diseñado y utilizado a conveniencia, aun a costa de la salud mental de esos miles de jóvenes que merecerían, siquiera por haber sido abducidos antes de poder reconocerse para así forjar la propia identidad, mejor suerte. Y Carromero, el bien aposentado asesor de lo que se tercie, es sólo un ejemplo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook