Blog 
Contar es vivir
RSS - Blog de Gustavo Catalán

Sobre este blog de Sociedad

Médico, escritor y columnista en el Diario de Mallorca desde hace 15 años. Entre la oncología y las palabras día tras día, aunque consciente de que, hombre de muchos oficios… Si les apetece más información, la encontrarán en: ...


Archivo

  • 17
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El virus del ébola destapa algunas vergüenzas

    Es en situaciones con alto grado de estrés cuando individuos o colectivos muestran su verdadero talante. A un hombre se le conoce en la cárcel, decía mi padre, preso durante la Guerra Civil. En cuanto a grupos, organizaciones y otras hierbas, son igualmente la amenaza (cuando no la perspectiva de lucro) los contextos proclives a poder contemplarlos tal cual son y, en estos días, el virus del ébola (EBV) ha puesto de manifiesto, por una cosa y otra, bastante más que su propia virulencia.


    Se sabe hasta la fecha de cinco subtipos para este filovirus, de los cuales cuatro son patógenos en humanos. El que ahora asola el África occidental (Guinea, donde se detectó por vez primera, Liberia, Sierra Leona y Nigeria), llamado Zaire EBV, es el que ha mostrado mayor agresividad, con una mortalidad para los enfermos superior al 60%. Tras un periodo de incubación entre 2 y 21 días, el cuadro clínico (fiebre, vómitos, diarrea y hemorragias en la mitad de casos) puede desembocar en un fallo multiorgánico en poco más de una semana, sin que exista por el momento otro tratamiento de eficacia probada excepto el sintomático (fluidoterapia, transfusiones, antibióticos caso de sobreinfección…). Dada la gravedad, la orden de San Juan de Dios solicitó la repatriación del hermano Pajares, infectado en Liberia y fallecido el pasado martes, quien ya había manifestado su deseo de ser evacuado “y tratado como Dios manda”, lo que en su caso supuso el envío del avión medicalizado a expensas del Estado y el acondicionamiento de un hospital, el Carlos III, que la Comunidad de Madrid tenía ya medio destartalado.

    Ha quedado patente que la atención sanitaria, y con independencia del desenlace, no se brinda a todos por un igual, aunque llueve sobre mojado porque, como bien decía Hegel, África no forma parte de la historia y sus pobladores sólo son tomados en cuenta (para ellos no hay “como Dios manda” que valga) si pueden ser objeto de negocio y hay diamantes de por medio, Coltán… o EBV. ¿Será posible? Pues algún dato apunta en esa dirección y es que, incluso con las enfermedades, algunos pueden hacer su agosto siempre que exista un número elevado de casos o por lo menos se crea que ello podría suceder. Para entrar en tema, baste repasar lo ocurrido con la gripe H1N1 (finalmente más inofensiva que la común): la interesada implicación en el tinglado de miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el beneficio que obtuvo la empresa farmacéutica merced al Tamiflu. Con esos antecedentes, dejo a su criterio el juicio sobre la solidaridad que viene demostrando la comunidad internacional respecto a la población hoy afecta por EBV o en riesgo, aunque los beneficios en el horizonte puedan cambiar la estrategia.


    Hasta ahora, la respuesta se ha mostrado lenta y cicatera: 120 empleados de la OMS sobre el terreno (terreno que, no lo olvidemos, abarca a cuatro países), cincuenta expertos que Estados Unidos enviarán, dijeron, en septiembre (cuando los fallecidos sean más) y, en cuanto a dinero contante, se anuncian 149 millones de euros procedentes del Banco Mundial: la doceava parte de la fortuna que se le calcula a Pujol, euro más o menos, lo que da idea del ímprobo esfuerzo y de cuán blindadas tenemos las conciencias los de arriba: en latitud y en pasta. Pero el asunto no termina ahí. El tratamiento de esta viriasis es por el momento paliativo; sin embargo, se anuncian drogas prometedoras que podrían representar un filón económico siempre que el número de enfermos justifique la inversión en investigación. Vean los avances en tratamientos para el SIDA en comparación con la infección por EBV, conocida desde antes (1976), pero la incidencia de SIDA es mucho mayor y por tanto el estímulo para el desarrollo de fármacos que tienen un mercado asegurado, lo que no puede afirmarse en el caso que nos ocupa.

    Y no obstante, el escenario podría cambiar. Hay reticencias para autorizar el uso en humanos de agentes todavía en fase experimental, pero el llamado ZMapp se ha empleado para tratar a dos americanos, y también se administró “excepcionalmente” al hermano Pajares aunque, por el momento, a ningún africano (la OMS ni sabe ni contesta; sólo indica que sería ético el hacerlo), lo cual, pues qué quieren que les diga… Por lo demás, hay otros preparados en estudio: el BCX4430 parece haber mostrado eficacia en monos; o el TKM ébola, en manos de la empresa canadiense Tekmira que, desde el mero anuncio, ha multiplicado el precio de sus acciones y recibido el apoyo de Monsanto, la multinacional estadounidense que con anterioridad ha comercializado desde pesticidas al llamado agente naranja, de triste recuerdo en Vietnam.


    En África se ha ejercido tradicionalmente la depredación por sobre el apoyo, así que, en las actuales circunstancias y si aumentase el número de afectados, es más que probable que se comercialice el TKM y valga la pena comprar acciones de Tekmira. Por ganar unas perras merced al filovirus y en tanto no se disponga de vacuna. Que a saber tú, si el mercado del tratamiento se revelara jugoso…

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook