Blog 
Brújula ambiental
RSS - Blog de Lluís Amengual

El autor

Blog Brújula ambiental - Lluís Amengual

Lluís Amengual

Redactor de medio ambiente de Diario de Mallorca

Sobre este blog de Mallorca

Medio ambiente es más que plantas y animales. Medio ambiente es más que una moda. Es geología, tecnología, es océanos, mares y ciencia . Medio ambiente es comprender lo que nos rodea.


Archivo

  • 11
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vertederos de escombros y la patulea aprovechada

    Érase una vez un señor que vivía en una casa que quería reformar. De todas las estancias de su hogar, la cocina y el baño eran los espacios que requerían de una intervención más urgente. El señor, de apellido Vivales, fue al ayuntamiento para saber qué le costaría solicitar licencia al ayuntamiento. Se quería informar. Después de pasar de mesa en mesa y solicitar hora para tres días más tarde ya que la persona informante no se encontraba, le dijeron que, aparte de contratar a un arquitecto y pagar las tasas de la licencia, debía abonar la cantidad estimada de gestión de residuos de construcción y demolición. Una cantidad que debía pagar con anterioridad para asegurarse que los residuos eran gestionados correctamente. Este ciudadano echó cuentas. “Si pago la licencia, el arquitecto, los residuos y demás, me costará más que si hago la obra sin pedir permiso al ayuntamiento y encima, en negro”. Y así lo hizo.

    El obrero, de apellido Chapuzas en Negro, se llevó todos los tubos, cañerías, yeso, azulejos, cemento y demás en su camión al finalizar la obra. Pero claro, ¿dónde llevarlos? Pues a un sitio donde les saliera gratis verterlos, es decir, en cualquier descampado. Y así lo hizo. Se acercó al primer solar que encontró y vació todo su camión en medio de los almendros y se fue mientras sonaba el teléfono, ¿sería un futuro cliente?

    Esta historia es la de miles de mallorquines.

    A día de hoy y en la mayoría de caminos y descampados que se encuentran cerca de Palma es habitual encontrar vertederos ilegales de escombros. Lugares infectos que debido a la dejadez de la sociedad se llenan de residuos simplemente para no pagar su tratamiento. Es ilegal, evidentemente, pero aquí nadie hace nada. Por una parte porque la situación económica de los organismos públicos es tan raquítica que las inspecciones y denuncias en materia de vertidos ilegales es nula. Y claro, y es algo de lo que todo el mundo gana. Por la otra, porque los vecinos están hartos de denunciar y que la justicia, que camina a paso testudíneo, tarde años en dar respuesta.

    La sorna y mofa del sistema insularizado de gestión de residuos llega a tal extremo que en algunos casos los residuos de construcción y demolición llegan a las plantas de tratamiento en vehículos privados. Claro, como en esta vida nada sale gratis, antes de descargar al chófer le comunican cuánto tiene que pagar. Sobresaltado e indignado por tener que abonar por el tratamiento de residuos (algo normal, digo yo, al igual que pagar por tomar un café, al poner gasolina o comprar un ordenador) se da media vuelta. A 10 metros, y digo 10 porque son 10, se acerca a un descampado y venga, a dar volquete en el solar contiguo de la planta de gestión de residuos de construcción y demolición.

    Y al final, ¿quién se tiene que hacer cargo de la limpieza del solar? Pues el propietario del terreno que nada tiene que ver con todos estos desperdicios. Y en el mejor de los casos, EMAYA o el ayuntamiento en cuestión. Es decir, el señor Vivales con la ayuda del sr Chapuzas en Negro se ahorran un dinero para que la sociedad tengamos que costear entre otros, su cocina y su baño.

    Moraleja: también tenemos derecho a comer y a ducharnos en la casa de toda esa patulea aprovechada que hace obras sin gestionar, como toca, sus propios residuos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook