Blog 
Brújula ambiental
RSS - Blog de Lluís Amengual

El autor

Blog Brújula ambiental - Lluís Amengual

Lluís Amengual

Redactor de medio ambiente de Diario de Mallorca

Sobre este blog de Mallorca

Medio ambiente es más que plantas y animales. Medio ambiente es más que una moda. Es geología, tecnología, es océanos, mares y ciencia . Medio ambiente es comprender lo que nos rodea.


Archivo

  • 05
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cuando quedan varados

     Esta semana pasada saltó a la prensa del avistamiento de un barco que llevaba un año a la deriva desde el tsunami de Japón.  Vagando sin rumbo, se encuentra en algún punto del océano Pacífico. En la misma situación, sin rumbo, están los grandes buques europeos al final de su vida útil. La gran mayoría de ellos acaban varados en las costas asiáticas para ser desmantelados y aprovechar así el hierro y otros metales que los forman. Por el camino, sin embargo, se quedan los residuos peligrosos que contienen los buques, una nula gestión que pone en peligro a los trabajadores y al medio ambiente.

    Por todo esto, la Comisión Europea propuso la semana pasada nuevas normas para que los buques europeos se reciclen únicamente en instalaciones seguras para los trabajadores y respetuosas con el medio ambiente. Más de 1.000 antiguos buques mercantes de gran tamaño, como buques cisterna y portacontenedores, se reciclan para obtener chatarra cada año, pero muchos buques europeos acaban en instalaciones deficientes en las playas de marea del sur de Asia. Estas instalaciones carecen de las disposiciones de seguridad y protección ambiental necesarias para gestionar los materiales peligrosos presentes en los buques al final de su vida útil. Entre algunos de estos residuos se encuentran el amianto, bifenilos policlorados (PCB), el tributilestaño y fangos de hidrocarburos. Esto da lugar a altas tasas de accidentes y riesgos para la salud de los trabajadores y a una amplia contaminación del medio ambiente.

    Según Janez Potočnik, comisario de Medio Ambiente, “aunque el sector del reciclado de buques ha mejorado sus prácticas, muchas instalaciones siguen funcionando en condiciones peligrosas y perjudiciales. Esta propuesta persigue velar por que nuestros buques viejos se reciclen de forma respetuosa con la salud de los trabajadores y el medio ambiente. Representa una señal clara para invertir sin demora en la mejora de las instalaciones de reciclado”.

    Las nuevas normas, que se promulgarán en forma de Reglamento, proponen un sistema de observación, certificación y autorización de los grandes buques de navegación marítima con pabellón de un Estado miembro de la UE que abarque todo su ciclo de vida, desde la construcción hasta la explotación y el reciclado.

    Este sistema se basa en el Convenio Internacional de Hong Kong para el reciclado seguro y ambientalmente racional de buques que se adoptó en 2009. La propuesta de la Unión tiene por objeto aplicar rápidamente el Convenio, sin esperar a su ratificación y entrada en vigor, un proceso que durará varios años. A fin de acelerar la entrada en vigor oficial del Convenio de Hong Kong, la Comisión presentó también la semana pasada hoy un proyecto de Decisión que obliga a los Estados miembros a ratificar el Convenio.

    Con el nuevo sistema, los buques europeos deberán elaborar un inventario de los materiales peligrosos presentes a bordo y solicitar un certificado de inventario. La cantidad de residuos peligrosos a bordo, donde se incluyen  residuos de carga, fuelóleo, etc., tendrán que reducirse antes de entregar el buque a una instalación de reciclado.

    Las instalaciones de reciclado de buques deberán cumplir una serie de requisitos ambientales y de seguridad para poder incluirse en una lista de instalaciones autorizadas en el mundo. Los buques europeos solo podrán reciclarse en las instalaciones que figuren en la lista. Algunos de los requisitos que deberán cumplir las instalaciones de reciclado de buques son más rigurosos que los previstos en el Convenio de Hong Kong. Así se garantizará una mejor trazabilidad de los buques europeos y que los residuos resultantes del desmantelamiento, así como cualquier material peligroso que contengan, se gestionan de forma respetuosa con el medio ambiente.

    Para velar por su cumplimiento, la propuesta exige que los propietarios de los buques notifiquen a las autoridades nacionales su intención de entregar un buque para su reciclado. Mediante la comparación de la lista de los buques para los que se haya expedido un certificado de inventario con la lista de los buques reciclados en instalaciones autorizadas, las autoridades podrán detectar con más facilidad el reciclado ilegal. Las sanciones propuestas en el Reglamento también serán más concretas y precisas.

    A día de hoy, el reciclado de buques está regulado por el Reglamento sobre el traslado de residuos, el cual prohíbe la exportación de residuos peligrosos a países que no sean miembros de la OCDE. Sin embargo, la legislación vigente no está pensada específicamente para los buques y se suele incumplir. Esto se debe a una falta de capacidad de reciclado adecuada en los países de la OCDE, aunque también resulta difícil determinar cuándo un buque se convierte en residuo y qué país exporta el buque. La nueva propuesta aspira a corregir las carencias de esta legislación y a permitir, en condiciones estrictas, el reciclado en países no miembros de la OCDE de los buques con pabellones de la UE.

    En 2009, más del 90 % de los buques europeos se desmanteló en instalaciones de reciclado de buques de países no miembros de la OCDE, algunas de los cuales eran inferiores a las normas. A raíz de su gran preocupación por el impacto negativo del reciclado de buques en la salud y el medio ambiente, la Comisión adoptó una estrategia de la UE para mejorar el desguace de buques el 19 de noviembre de 2008. Esta estrategia propone una serie de medidas para mejorar el reciclado de buques lo antes posible, sin esperar a la entrada en vigor del Convenio de Hong Kong. La propuesta de hoy se basa en las ideas de esa estrategia.

    El Convenio de Hong Kong debe ser ratificado por al menos 15 grandes países de pabellón y reciclado para entrar en vigor. Estos países deben representar al menos el 40 % de la flota mundial y un porcentaje importante, casi el 50 %, de la capacidad de reciclado existente en el mundo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook