Blog 
Brújula ambiental
RSS - Blog de Lluís Amengual

El autor

Blog Brújula ambiental - Lluís Amengual

Lluís Amengual

Redactor de medio ambiente de Diario de Mallorca

Sobre este blog de Mallorca

Medio ambiente es más que plantas y animales. Medio ambiente es más que una moda. Es geología, tecnología, es océanos, mares y ciencia . Medio ambiente es comprender lo que nos rodea.


Archivo

  • 05
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Anatomía geológica (I)

    La Tierra no es un elemento estático. El paisaje que conocemos a día de hoy evoluciona, cambia, en algunos casos por fenómenos puntuales, rápidos y severos como una inundación o un terremoto. En otros, por pequeños movimientos que se dilatan en el tiempo y que, bruscamente, se materializan, como por ejemplo, un deslizamiento.

    Los riesgos geológicos derivados de fenómenos meteorológicos adversos, tales como las inundaciones y los movimientos de ladera, son los que mayor peligrosidad ofrecen en el territorio balear, con la ocurrencia de varios eventos significativos a lo largo del año. El incremento de la vulnerabilidad de la población a este tipo de procesos naturales, que viene de la mano de un mayor uso y ocupación del territorio, pone de manifiesto la necesidad de estudios de detalle que se consoliden en cartografías de riesgo, peligrosidad y vulnerabilidad, herramientas fundamentales para poder llevar a cabo políticas de ordenación del territorio y planificación urbanística, que incorporen los riesgos naturales con rigor.

    Con la finalidad de hacer el seguimiento de los lentos movimientos naturales del terreno nació el proyecto DORIS. Fue en el año 2010, dentro del 7º Programa Marco Europeo de investigación cuando se aprueba el proyecto DORIS, cuyo “objetivo fundamental es la aplicación de nuevas tecnologías aeroespaciales en la detección de las zonas más sensibles a los movimientos de ladera”, explica Rosa María Mateos, directora de la Unidad del Instituto Geológico y Minero de España en Balears. En total son siete los países europeos que participan en el proyecto con la propuesta de diversas zonas de estudio, como la cuenca del Danubio en Hungría, la región de Umbría en Italia, la región minera de Katowice en Polonia o los Alpes suizos. España focaliza todos sus esfuerzos en la Serra de Tramuntana de Mallorca, liderado por el equipo técnico- científico de la Unidad del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) en Illes Balears, que cuenta con un presupuesto de inversión cercano a los 400.000 euros.

    Son, por tanto, cinco los satélites que están tomando fotografías de la Serra de Tramuntana durante tres años. Para ello se cuenta con la colaboración de la Agencia Espacial Europea, mediante los satélites Envisat, ERS-1 y ERS-2, el alemán TerraSAR  y el japonés Alos PalSAR. De esta forma, los expertos analizarán imágenes capturadas en 300 fechas diferentes a fin de detectar los puntos y movimientos activos desde el punto de vista geológico, algo que deberá ser validado con visitas de campo. Mientas que los desprendimientos se detectan más fácilmente en campo, las imágenes por satélite permiten hacer seguimiento de los movimientos lentos de en torno a 15 a 30 centímetros al año.

    La Unidad del IGME en Baleares mantiene una intensa actividad en cuanto a la investigación de los procesos de inestabilidad de laderas se refiere. “Gestiona un inventario vivo de más de 800 eventos relevantes desde el siglo XVII en el conjunto del territorio balear, entre deslizamientos y desprendimientos de roca, con más de 10.000 datos relativos a los factores climáticos que los desencadenaron, la geología del terreno, daños y afecciones etc.”, explica Mateos. Toda esta información es la base de partida para abarcar estudios más profundos sobre peligrosidad frente a este tipo de procesos. Cabe destacar el periodo 2008-2010, donde más de 45 movimientos de ladera entre deslizamientos y desprendimientos han tenido lugar en la Serra de Tramuntana, afectando seriamente a la red viaria, causando importantes pérdidas económicas y una afección significativa a la actividad turística de algunos municipios de la Tramuntana.

    En el proyecto DORIS, el IGME no está solo. “Los servicios de emergencias de la Comunidad autónoma están dando un gran soporte a DORIS. Sus criterios son fundamentales a la hora de elaborar cartografías útiles y de fácil lectura, que sirvan de verdad para la toma de decisiones”, añade Mateos.

    Escrito en colaboración con Rosa María Mateos

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook