Blog 
Blog de Joan Antoni Perelló
RSS - Blog de Joan Antoni Perelló Garí

El autor

Blog Blog de Joan Antoni Perelló - Joan Antoni Perelló Garí

Joan Antoni Perelló Garí

Apasionado del fútbol español e internacional. Me encanta mejorar en el mundo de la redacción periodística cada día que pasa.

Sobre este blog de Deportes

Es un blog dedicado al mundo del deporte.


Archivo

  • Amarga final para el Bayern de Múnich

     

    Amarga final para el Bayern de Múnich

     

    Un gol del inglés Teddy Sheringham y otro del nourego Ole Gunnar Solskjaer en el descuento tumbaron a los pupilos de Ottmar Hitzfeld en un dramático final de evento. De esta manera, el Manchester United levantó su segunda Champions League.

     

    La escuadra de Sir Alex Ferguson ganó al Bayern de Múnich en la última ronda de la Copa de Europa de 1998/99, que se disputó en el Estadio del Camp Nou (Barcelona, España). Ottmar Hitzfeld, técnico visitante, apostó por el siguiente once inicial: Oliver Kahn, Lothar Matthäus, Markus Babbel, Samuel Kuffour, Thomas Linke, Michael Tarnat, Jens Jeremies, Stefan Effemberg, Mario Basler, Carsten Jancker y Alexander Zickler. En cambio, Alex Ferguson diseñó este once: Peter Schmeichel, Gary Neville, Jaap Stam, Ronny Johnsen, Denis Irwin, Ryan Giggs, Nicky Butt, David Beckham, Jesper Blomqvist, Andy Cole y Dwight Yorke. El colegiado del encuentro fue el italiano Pierluigi Colina.

     

    Mario Basler adelantó al Bayern

     

    El partido arrancó con los diablos rojos lanzados al ataque. El galés Ryan Giggs estuvo incisivo por los flancos y puso un centro que desafortunadamente no llegó a buen puerto. También, Dwight Yorke hizo una buena labor en la parcela ofensiva, al aprovechar su envergadura para inquietar a los zagueros alemanes. Sin embargo, en un contragolpe se produjo una falta muy peligrosa a favor de los discípulos de Ottmar Hitzfeld. Mario Basler ejecutó un perfecto lanzamiento de falta, que el arquero danés Peter Schmeichel no pudo evitar la primera diana de la final (1-0).

     

    En el ecuador del primer tiempo, el Manchester United buscó nivelar el duelo con insistencia, mientras que el Bayern de Múnich trató de sorprender a los hombres de Sir Alex Ferguson mediante un contragolpe. Al filo del descanso, los diablos rojos gozaron de oportunidades para igualar la contienda, pero los estiletes del cuadro inglés no estuvieron acertados en los últimos metros.

     

    Tres minutos para olvidar para los alemanes

     

    Tras la reanudación, la tónica del choque no varió. El Manchester United atacó sin descanso para empatar y los alemanes intentaron meter el tanto de la sentencia a través de un contraataque. En el minuto 67, Alex Ferguson realizó un doble cambio. Ingresaron sobre el verde dos futbolistas, que serían claves en el desarrollo de la final.

     

    Teddy Sheringham y Ole Gunnar Solskjaer. En la recta final, cuando parecía que el título iba a ser para el Bayern de Múnich, apareció la magia de David Beckham para nivelar el evento. En el minuto 91, Teddy Sheringham batió a Oliver Kahn, gracias a un pase de Ryan Giggs, que cuajó de un magnífico encuentro, en un saque de esquina botado por David Beckham de forma magistral (1-1). Dos minutos más tarde, Ole Gunnar Solskjaer fusiló sin remisión una prolongación de Teddy Sheringham, después de un córner sacado nuevamente por David Beckham (2-1).

     

    Alegría entre jugadores, cuerpo técnico y aficionados del Manchester United y tristeza y desolación entre los futbolistas, entrenadores y seguidores del Bayern de Múnich, que vieron como se les escapó la final en el descuento.

     

    Foto: Getty Images

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook