Blog 
APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS
RSS - Blog de Francisco J Caparrós

El autor

Blog APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS - Francisco J Caparrós

Francisco J Caparrós

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN SOCIAL, EXPERTO UNIVERSITARIO EN AUTOCONOCIMIENTO, EMOCIONES Y DIÁLOGO, Y MIEMBRO DEL MOVIMIENTO SOCIOEDUCATIVO ELAUVO.

Sobre este blog de Deportes

ARTÍCULOS DE OPINIÓN


Archivo

  • 29
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una nueva teoría del alma

     

     

    Desde Swedenborg y sus vislumbres nadie se había atrevido a formular una hipótesis tan rocambolesca, acerca del viaje del alma tras la muerte del cuerpo físico que la hospeda, como la presentadora de “La mañana de La 1”. De las lucubraciones de aquél, hace ya más de trescientos años, y para descargo del escritor, podríamos alegar que el sueco acabó siendo un serio referente para su época; Mariló, siento decirlo, presumo que no lo es ni para la franja horaria televisiva por la que transita su programa.

    Asegura la presentadora, que ningún estudio científico ha podido todavía rebatir la creencia de que el alma transmigra junto a las vísceras del presunto donante de órganos, de ahí su preocupación porque el talante del asesino albaceteño que apuñaló a su novia de trece años pudiese migrar hacia la persona o personas que los acojan. Pero lo que Montero no sabe, ni parece querer conocer a juzgar por sus últimas declaraciones, es que a ningún investigador serio se le ha pasado nunca por la cabeza perder el tiempo en demostrar tamaño desatino. Nada podría dañar más a la ciencia, que dejarse llevar por los mitos y  creencias basados tan solo en la superstición y no en el método científico.

    Esperemos que las reticencias de la presentadora no se extiendan, ni generen malos entendidos. Sabemos que no sólo la confidencialidad de las personas que reciben las donaciones está totalmente garantizada, sino que también lo está la de quienes altruistamente ceden en vida sus órganos para que, en caso de necesitarlos, otras personas puedan hacer uso de ellos. Después de todo si existía alguna posibilidad, por pequeña que esta fuese, de resarcir a la sociedad de parte del dolor que su acción había generado era precisamente esa; aunque al parecer eso, desgraciadamente, no ha sido posible.

    Francisco J. Caparrós

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook