Blog 
APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS
RSS - Blog de Francisco J Caparrós

El autor

Blog APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS - Francisco J Caparrós

Francisco J Caparrós

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN SOCIAL, EXPERTO UNIVERSITARIO EN AUTOCONOCIMIENTO, EMOCIONES Y DIÁLOGO, Y MIEMBRO DEL MOVIMIENTO SOCIOEDUCATIVO ELAUVO.

Sobre este blog de Deportes

ARTÍCULOS DE OPINIÓN


Archivo

  • 07
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una invitación a la lectura de la Biblia

     

    .

    El texto sagrado por excelencia, al menos en Occidente, se encuentra presente en todos los censos literarios objetivos y ecuánimes, que además se precian de serlo. Su inclusión en los mismos no es por casualidad. Ni siquiera sus transgresiones, tanto formales como estilísticas, consiguen hacer menguar el interés que suscitan sus páginas; de hecho, lo alientan. Éstas, al parecer tan atractivas, se dan cita con frecuencia en un texto escrito hace la friolera de casi 3000 años en adelante, compendio de la sabiduría de un pueblo como el hebreo que, desde su creación, ha tenido que bregar con imponderables de todo tipo.
    La Biblia combina pasajes de incomparable belleza lírica como el desplegado en el Cántico de los cánticos, que desborda una sensualidad tal que nos hace olvidar por completo la naturaleza del libro que tenemos entre las manos, con otros menos delicados. Cristóbal Serra, en su Canon privado, publicado en la colección Biblioteca Parva de Ediciones Cort, lo describe mucho mejor que yo: “Son tantas sus modalidades literarias, que en ella encontramos crónicas, poemas morales, diatribas políticas y hasta novelitas”
    La Biblia no es, huelga decirlo, un texto al uso de lectura estival, pero acercarse a determinados fragmentos de la obra en los meses de calor y asueto, puede hacer germinar en nosotros la semilla del interés, no sólo por leerlo sino por analizarlo tal y como se merece el texto en cuestión. De hecho, la mejor manera de hacerlo es desde la distancia, sin pretender encontrar la palabra de Dios en sus páginas sino la de la pléyade de autores que contribuyeron a su creación a lo largo de los siglos que ésta tardó en confeccionarse; de ahí, que considere que quienes mejor y fructífera lectura pueden extraer de él, son aquellos cuya mirada no se encuentra mediatizada por la fe, ni tampoco claro está por un antisemitismo rampante.
     

     

    franciscojcaparros@elauvo.org

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook