Blog 
APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS
RSS - Blog de Francisco J Caparrós

El autor

Blog APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS - Francisco J Caparrós

Francisco J Caparrós

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN SOCIAL, EXPERTO UNIVERSITARIO EN AUTOCONOCIMIENTO, EMOCIONES Y DIÁLOGO, Y MIEMBRO DEL MOVIMIENTO SOCIOEDUCATIVO ELAUVO.

Sobre este blog de Deportes

ARTÍCULOS DE OPINIÓN


Archivo

  • 11
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Menores en riesgo de exclusión

    En ese ámbito competencial suelen mencionarse dos tipos básicos de socialización: primaria y secundaria. Sintetizando, se podría decir que el primero de ellos es el que tiene lugar en la familia, y el segundo el que hace lo propio a través de la escuela. Ambos pues, familia y escuela, son dos contextos igualmente imprescindibles para el desarrollo socioeducativo del menor, pero mientras que en el caso del segundo de ellos serían muy pocos quienes se atreviesen a ponerlo en duda, en lo que concierne a la socialización primaria ésta suele relativizarse hasta el punto de relegarla, en el mejor de los casos, a mera comparsa de la anterior.

    Pero la suma importancia de que las relaciones familiares sean las adecuadas, es subrayada enfáticamente por los teóricos de la pedagogía social. Todos ellos coinciden de forma unánime en afirmar, que su ausencia puede implicar el desarrollo de conductas antisociales difíciles de atajar. Tanto la hostilidad hacia el menor, como la falta de afecto por parte de los padres o tutores, entre otras actitudes igualmente dañinas, dificultan una buena socialización. La  responsabilidad de éstos, pues, se hace patente, aún más si cabe, en este axioma que muchos progenitores confunden con la laxitud y la relajación de unas normas de las que el niño anda verdaderamente necesitado.

    De la misma forma, sin embargo, que consideramos que nunca es demasiado tarde para intentar recuperar el tiempo perdido, entendemos también que eso no es fácil. Las técnicas de modificación de conducta, si bien nada complejas en su concepción, exigen por el contrario un análisis previo, preciso y personalizado del problema que se pretende solucionar, amén de un conocimiento exhaustivo de las mismas, intentando evitar así males mayores. Entender esto, significa apostar por un futuro mejor y más equitativo. No estoy hablando de solidaridad, sino de justicia social. Escatimar en aquellos recursos destinados otrora a paliar en buena medida los estragos de una mala socialización, como parece que va a suceder si Judas Tadeo no lo remedia, es sin lugar a dudas una pésima decisión que la sociedad española puede acabar pagando, en un futuro a medio y largo plazo, a un interés más alto incluso que el de la prima de riesgo que tanto trae de cabeza hoy a nuestros políticos.

     

    Francisco J. Caparrós

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook