Blog 
APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS
RSS - Blog de Francisco J Caparrós

El autor

Blog APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS - Francisco J Caparrós

Francisco J Caparrós

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN SOCIAL, EXPERTO UNIVERSITARIO EN AUTOCONOCIMIENTO, EMOCIONES Y DIÁLOGO, Y MIEMBRO DEL MOVIMIENTO SOCIOEDUCATIVO ELAUVO.

Sobre este blog de Deportes

ARTÍCULOS DE OPINIÓN


Archivo

  • 16
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Más de lo mismo en el Vaticano

     

    Menuda envidia tienen que estar sintiendo el resto de confesiones ante el despliegue mediático que ha originado la designación de un nuevo papa. Y es que muy pocos, como la iglesia católica, para montar como Dios manda esta clase de saraos. Lástima que el Vaticano no se haya estirado algo más con este nombramiento. No sé, un Papa negro tal vez, no habría estado mal. De ser así, la idea de una iglesia renovada y dispuesta a ingresar en la modernidad con buen pie, habría calado más hondo, incluso, que con la investidura de un cardenal argentino aficionado al balompié.
    De acuerdo, he dicho negro, aunque en realidad quise decir café con leche, o si se me apura mucho marrón, pero para acabar de ser sincero pienso que lo ideal sería que tuviese la piel, el talante y el palmito de Barak Obama, a quien, además de innovar, le sentaría el hábito que ni pintado. No soy el único que piensa así, muchos coincidimos en esa necesidad que acucia a la iglesia católica, a la que vendría muy bien renovarse convocando, si no un nuevo concilio, sí al menos una conferencia que ajuste su disciplina a la situación actual de la sociedad. No en vano, ha cambiado mucho el mundo desde aquel 3 de junio de 1963, fecha en la que el beato Angelo Giuseppe Roncalli, más conocido por Juan XXIII, convocó la hasta ahora postrera asamblea ecuménica. Medio siglo es demasiado tiempo, incluso para una institución como la vaticana, tan aferrada a la tradición que le cuesta sobremanera aceptar cualquier cambio, por pequeño que éste sea. Por eso mismo me temo, que todo va a seguir igual. No en vano, la estrategia utilizada hasta ahora no les ha ido tan mal después de todo. Y si ha sido así, a pesar de los casos de corrupción que se han destapado los últimos años, para qué diablos cambiar.
     
    Francisco J. Caparrós
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook