Blog 
APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS
RSS - Blog de Francisco J Caparrós

El autor

Blog APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS - Francisco J Caparrós

Francisco J Caparrós

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN SOCIAL, EXPERTO UNIVERSITARIO EN AUTOCONOCIMIENTO, EMOCIONES Y DIÁLOGO, Y MIEMBRO DEL MOVIMIENTO SOCIOEDUCATIVO ELAUVO.

Sobre este blog de Deportes

ARTÍCULOS DE OPINIÓN


Archivo

  • 20
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Languideciendo en el limbo helvético

     

    He leído en alguna parte que Suiza, paradigma de estado independiente y civilizado donde los haya, tiene el dudoso honor de ser el país con la nómina más breve de escritores autóctonos por kilómetro cuadrado. Por el contrario, la de aquellos otros que se han desplazado hasta esa tierra y han acabado radicando en ella finalmente, es bastante significativa.
    Ignoro si el dato es cierto, pero tampoco me importa demasiado, porque para mí sí tiene mucho sentido. Eso explicaría, creo yo, por una parte la teoría de que crecer en un entorno con gran progreso material y alto desarrollo político, entre otras cosas relacionadas con la prosperidad, merma la capacidad humana de reflexionar acerca de temas como la frustración o la infelicidad, motores básicos ambos de la creación literaria; y por otra, que cuando ya se tiene muy claro de qué escribir y cómo, sin interferencias externas, entonces sí un entorno idílico, como el que ofrece ese país, puede resultar de los mejores lugares para hacerlo.
    Queda muy claro pues que sin experiencias vitales previas, no de las que te cambian la vida y tu manera de pensar en un instante -que tampoco hay que exagerar, pues la creación literaria no es tan trascendente como algunos pretenden hacernos creer-, sino aquellas que te acompañan hasta el final de tus días y de las que puedes extraer la materia prima con la que se construyen los relatos, no hay pendolista que pueda salir airoso.
    Siempre hay excepciones, naturalmente, pero que en este caso no hacen más que confirmar la regla. De los cuatro idiomas que se hablan en aquella región eminentemente alpina, son el alemán y el francés los que acumulan más nombres de escritores conocidos internacionalmente. Entre ellos se encuentran autores como Gotthe, Keller, Carl Spitteler -este último, premio Nobel de literatura en 1919-, Dürrenmatt, y Chessex, pero exceptuando a Rousseau, que más que escritor puede considerarse un filósofo, el nombre que probablemente más peso tiene es el de Max Frisch. Pero todos sabemos cuál es la base de las temáticas que desarrollan sus obras, tanto como para convenir conmigo que ninguna de ellas refuta mi hipótesis de partida.
     

    franciscojcaparros@elauvo.org

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook