Blog 
APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS
RSS - Blog de Francisco J Caparrós

El autor

Blog APÓCRIFOS CARPETOVETÓNICOS - Francisco J Caparrós

Francisco J Caparrós

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN SOCIAL, EXPERTO UNIVERSITARIO EN AUTOCONOCIMIENTO, EMOCIONES Y DIÁLOGO, Y MIEMBRO DEL MOVIMIENTO SOCIOEDUCATIVO ELAUVO.

Sobre este blog de Deportes

ARTÍCULOS DE OPINIÓN


Archivo

  • 31
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Diplomacia olímpica

    Sobre la reputación de los organismos públicos internacionales, planea la percepción generalizada de que no sirven absolutamente para nada, más que entretener a diplomáticos macilentos con pocas ganas de cambiar una dinámica trasnochada que, paradójicamente, les ha puesto allí para lo contrario. Pero ese juicio tan negativo, que como todos los estereotipos, parece concebido al albur de ideas trilladas y sin el menor fundamento que le haga acreedor de una generalización tan salvaje,  sólo es cierto a medias.

    A diferencia de otros, el Movimiento Olímpico sí ha sido capaz de concitar el interés de la mayoría de los países del mundo. La lista es larga, y en ella aparecen nombres de los que, efectivamente, no hemos oído ni hablar. Otros, sin embargo, a pesar de que prácticamente a diario se refieren a ellos en los informativos, asociados a catástrofes u otras calamidades que los sumen en la miseria, tampoco es que nos suenen demasiado. Ejemplos como los de los países que constituyen el Sahel, cinturón africano que atraviesa el continente desde el Atlántico hasta el Mar Rojo, muestran hasta qué punto alcanza nuestra indiferencia por sus tribulaciones. Todo lo más que sabríamos precisar en estos momentos de aquellos es que, exceptuando la república de Yibuti, el resto sí cuenta con atletas acreditados en Londres.

    Ni siquiera la Unicef, fondo de las Naciones Unidas para la infancia, ni con todo su prestigio ha logrado impulsar tan unánime concierto. Los habitantes de aquella zona aguardan impacientes desde hace meses una ayuda que no llega, deseando mitigar los estragos de la crisis alimentaria que padecen a causa de una sequía que asola la zona. Lástima que el resto del mundo sólo se sienta tentada a celebrar los triunfos de sus deportistas, como si les fuese el pellejo en ello, ajenos a otra cosa que no sea su bienestar y el de sus allegados; ignorando, no sé si deliberadamente, que hay vida más allá de su obligo.

     

    Francisco J. Caparrós

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook