Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 25
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y el ganador será... el movimiento 15-M

    Publicado el 21 de mayo de 2011

    Si la protesta pacífica de unos miles de personas ha acallado la campaña, no debía ser muy importante el discurso de los candidatos. Extrañamente, se necesita estar indignado para escribir un artículo a tono con la realidad. Hay trabajadores que esta semana le han gritado a sus jefes, por primera vez en una larguísima trayectoria laboral. La situación se hizo irreversible el día en que los políticos decidieron burlarse de ciudadanos que les superaban en inteligencia. Después de años gobernando a espaldas de la población, ahora tendrán que hacerlo de frente.


    A vueltas con las revueltas, nos despierta el grito agónico de Francesc Antich, "hasta el último minuto hay partido". No aclara si se refiere al Real Mallorca o al PSOE, cuando repite la frase que popularizó Montilla en las catalanas, con el resultado de sobras conocido. Bauzá garantiza que sus candidatos no sustraerán fondos públicos para sufragar las suites de 900 euros por noche a que nos tenían acostumbrados. Sin embargo, el compromiso no incluye la devolución de las juergas ya disfrutadas.


    Hasta el último minuto hay partido, así que te pueden marcar más goles. En cuanto al resultado, ya podemos anticipar que el ganador del 22-M será el 15-M. Al negarse a interpretar el rol que les habían diseñado, unos pocos jóvenes han demostrado a los sindicatos avejentados que no hay que parar la economía, hay que parar la actualidad. Las páginas consagradas a la campaña electoral tienen telarañas, la revuelta contradictoria se llena de vida, fenómeno caótico donde los haya.


    Manifestarse y acampar es moderno, votar es un amargo cáliz. El 15-M ya ha desnudado la puerilidad de la jornada de reflexión sabatina, en la que los electores menores de edad no pueden recibir estímulos externos porque se descentran. Lo cual debería llamarse censura. Los rebeldes harán más arrasadora la victoria del PP, pero ellos no tienen la culpa. Además, el irritante movimiento también empañará el triunfo de la otra derecha como una componenda entre bipartidistas. A partir del lunes, será difícil gobernar a personas que se saben engañadas.
    El PSOE se limita a calibrar el uso de la cachiporra. No ha concedida una sola medida –hipotecas, paraísos fiscales, banqueros– a los concentrados, porque pretende prolongar el engaño de la mediocracia vendida como meritocracia. El movimiento ha removido las conciencias, y tendrá consecuencias imprevistas por sus organizadores. Por ejemplo, desarma a las beneméritas ONGs, tan predispuestas a la caza de subvenciones. El 15-M morirá, pero será por exceso de trabajo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook