Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 12
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Wert independiza a Cataluña

    Hay que españolizar, cristianizar, evangelizar a los apóstatas catalanes. Es decir, que el ministro Wert también considera que ahora mismo no son españoles, y que el requisito más intrínseco –el nacimiento– no otorga la nacionalidad. Para el PP, hay españoles fetén y españoles basura, aislados por fortuna geográficamente. Sin embargo, Moody’s no se ha andado con rodeos al igualar las deudas de ambas categorías hispanas a la baja. Habrá que españolizar a las agencias de calificación, mientras La Moncloa se germaniza al obedecer sin rechistar las instrucciones de Angela Merkel y olé.
    En el ideario del PP, los catalanes eran presuntos españoles. El dicharachero Wert ha destapado la impostura. Al decretar que Cataluña renquea en españolidad, se alinea con las tesis de Esquerra Republicana. El ministro de Cultura independiza a Cataluña, sin permitirse la cautela del matiz porque ha de españolizar “a los alumnos catalanes” sin excepciones. Millones de habitantes de la comunidad catalana están más españolizados –votan a populares, Ciutadans, socialistas, Iniciativa– que un militante del BNG gallego. Sin embargo, a ningún dirigente del PP se le ocurrirá plantear que “hay que españolizar Galicia”, y en esta diferencia radica el meollo del problema. A propósito, el castrista Fraga coqueteó con la autodeterminación. Cosas de Don Manuel. 
    Wert ha tenido que retractarse, como todas las personas que dicen lo que piensan. Le bastaría reconocer un lapsus, porque no hablaba de “españolizar” sino de “españolear”. A falta de decidir si el proceso en curso es divorcio o amputación, el ministro que decreta que Cataluña no es España alimenta el victimismo. Es curioso que el conflicto aflore cuando gobierna el más español de los partidos imaginables. La convivencia no se resintió con mandatarios más relativistas, cuando Felipe González protestaba que “no quiero que nadie me diga cómo tengo que ser español”. En realidad, el Gobierno independiza a Cataluña y a cualquiera que no piense como él. En contra de Wert, España sin Cataluña es otra cosa, y no necesariamente mejor educada.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook