Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 19
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un delegado dimite de algo

    Cuando te enseñan una foto oficial y preguntas “¿quién es ése?”, estás señalando al delegado del Gobierno. El anodino alto cargo tiene por cometido primordial aburrirse durante 364 días al año, y aburrir a los políticos en ejercicio el día de la Constitución. Su dimisión ni siquiera está contemplada por la ley, porque nadie la percibiría. Es como si el dedo meñique renunciara a sus funciones. De hecho, los sucesivos delegados no son trasladados a otra responsabilidad tras el cese. Se les entierra allí mismo. Es el fin de la carrera y la carrera hacia el fin, hasta que llegó José María Boom Boom Rodríguez y montó una inauguración digna de un alcalde de Palma, la dignidad a la que siempre aspiró. Por aquel entonces se nos escapó qué interés podría tener un ser humano en anunciar un acontecimiento menos relevante que una visita al McDonald’s.


     Descubrimos ahora que el alboroto en la toma de posesión de Rodríguez como delegado o algo así fue concebido por la víctima a modo de preludio de las lágrimas de su inmediata dimisión, casi tan densas como las vertidas en Cort sobre un Joan Fageda que recelaba  de su fidelidad. Ni siquiera se marcha en solidaridad con Maria Antònia Munar, sino camino de la imputación protocolaria de los miembros del Govern de Matas.


    Rodríguez cogió el cargo que quedaba libre para dimitir. La pregunta inmediata es quién lo nombró con tan ridículo propósito. Respuesta, Mariano Rajoy y José Ramón Bauza, en una suite del hotel Meliá Victoria y a cambio de que declinara su control del PP palmesano. Es el primer delegado del Gobierno designado por dos políticos más insustanciales que él. Resulta algo pomposo atribuir este vodevil a una victoria de Bauzá, que transforma todo lo que toca en dimisión. En su momento ya advertimos por conciencia ciudadana de que era impropio encomendar el cuidado de las gallinas a la zorra. Los pájaros alicortos han devorado al mamífero que se creía tan astuto. La sabia naturaleza insiste en completar nuestra formación.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook