Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 02
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Twitter no es gratis

    La alcaldesa de Cádiz ha entonado una nueva versión del aclamado Que se jodan, del dúo cómico Fabra&Rajoy. Asombra el asombro de Teófila Martínez, ante la presencia de usuarios de Twitter entre las personas que piden ayudas sociales para comer. Debería enorgullecerse de que se cumpla a rajatabla la lógica del empobrecimiento de las clases medias que define la política de su Gobierno. La controversia no estalló por el insulto a los desfavorecidos, sino porque la edil del PP añadió que la red social en cuestión no es gratuita. Sólo un ataque a la otra religión verdadera, el Islam, hubiera desatado una histeria comparable.

    Twitter es de pago, aunque lo diga la alcaldesa. Mejor todavía, los denominados usuarios de redes sociales pagan por trabajar para empresas que, bajo su engañosa cáscara creativa, están capitaneadas y financiadas por los banqueros y estafadores –perdón por la redundancia– de antaño. Es un extraño altruismo, aunque admito que el amor sale más caro y que 140 es la nueva Trinidad. La fe en los tweets a precio cero proviene de los mismos navegantes que hablan de descarga gratuita de películas o de información a coste cero, a buen seguro también piensan que los correos electrónicos no contribuyen al calentamiento global. Su egoísmo acrítico desvía la atención del colectivo de excluidos a quienes la alcaldesa plantea dejar sin alimentos.

    En Twitter hay tantos miserables como en la calle, que también es de pago. De momento, las redes sociales de espionaje sirven al imperio de costumbre para controlar hasta el último suspiro de la plebe. Y si la alcaldesa no rebosara la ignorancia imprescindible para su cargo, sabría que la incidencia de la telefonía móvil en África supera a la frecuencia de la dieta alimenticia básica. También en Europa se suprimen antes los nutrientes efectivos que las calorías vacías de internet, porque el espectáculo debe continuar. Duele acabar con un pensador de derechas, pero Chesterton acertaba al decir que dejar de creer en Dios no implicaba no creer en nada, sino creer en cualquier cosa.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook