Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 09
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Thatcher me dio su bolso

    Disfruté de una hora y media con Margaret Thatcher en una suite del hotel Palace madrileño, febrero de 1994. Su secretario nos dejó a solas, en cuanto percibió que no me disponía a acceder a la historia atentando contra la Dama de Hierro. Es el gobernante que más me ha impresionado, a excepción del sudafricano De Klerk, el Mandela blanco y el auténtico artífice del fin del apartheid. Cuando la exprimera ministra británica acabó su lección de ciencia política, a menudo con el admonitorio dedo índice enhiesto, me quedé mirando fijamente el bolso silencioso que participa de su leyenda. Percibió mi interés, y me propuso en un arranque de coquetería:

    –¿Quiere tocarlo?

    Dicho y hecho, me entregó el cofre que albergó los secretos de un imperio. Sopesé cuidadosamente el bolso, admiré su manufactura modesta. No negaré que me sentí momentáneamente poderoso. A Thatcher le regocijaba mi embarazo, así que subió la apuesta:

    –¿Le gustaría abrirlo y comprobar si las historias que cuentan son ciertas?

    Pésimo improvisador, encontré una respuesta salvadora:

    –No abriría el bolso de una dama ni con su consentimiento.

    No se engañen. Thatcher era feroz, belicista y determinada, un Reagan con testículos. Sin embargo, esta licenciada en químicas preservaba el candor de quienes no han heredado sus privilegios. Quise empezar la entrevista con buen pie, por lo que le comenté que había leído su autobiografía recién editada en castellano, Los años de Downing Street. Esperaba un agradecimiento neutro de la celebridad planetaria, pero se le iluminó el rostro al descubrir a un lector, y de inmediato tomó la iniciativa:

    –¿De verdad que ha leído mi libro? Qué amable por su parte. Y dígame, ¿qué le pareció?

    Créanme, el peor periodista está entrenado para proferir y soportar insolencias. Sin embargo, nadie me había preparado para que Thatcher me pidiera su opinión. Gruñí, y pasé a la primera pregunta.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook