Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 04
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sólo siete mil millones

    Un periodista estadounidense no podía estrechar la mano de Arthur Miller sin dejar de pensar que esa extremidad del dramaturgo se había paseado por los rincones del cuerpo de Marilyn Monroe. Otro creyente en la transmigración epidérmica responde por Woody Allen, al afirmar que deseaba reencarnarse en la yema de los dedos de Warren Beatty, con la circunstancia de que ambos figuran en la biografía sentimental de Diane Keaton. El donjuanismo de Beatty llega al extremo de que Shirley MacLaine confesó que era la única actriz de Hollywood que no se había acostado con el galán, debido a la circunstancia de que es su hermana. Así se teje la fraternidad social, cuando se confirma que el planeta alberga únicamente a siete mil millones de personas.
    Ante la capacidad de almacenamiento de internet, la cantidad de materia con formato de humanidad es discreta, cuando no francamente insuficiente para mantener el nivel de consumo que exige la red. La multiplicación nos acerca a las personas más alejadas, nos interesen o no. Los célebres seis grados de separación que existían entre un habitante de Navalcarnero y otro de Shangai, se han reducido a cero. Nos aproximamos a la supresión de la intermediación y al contacto directo con el interlocutor, con cualquier interlocutor.
    Así ocurre cuando se divulgan las fotos íntimas de Scarlett Johansson que nadie ha visto, porque somos sumamente respetuosos con la privacidad. Sólo Arthur Miller –bueno, y Kennedy– contemplaron a Marilyn con esa naturalidad descuidada. Ahora que siete mil millones de personas compartimos la experiencia con su sucesora, no es para tanto. Sin la profanación inherente, la emoción sería nula. Imaginar que todas las personas son vulgares en la intimidad no equivale a comprobarlo. El secreto del erotismo clásico radicaba en el fotógrafo, fabricante de diosas. La esencia de la mitificación consiste en guardar las distancias. Un planeta de siete mil millones se aproxima al ideal de una sola macropersona cableada y cero mitos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook