Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 18
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    S.A.R. Doña Cristina y otros

    La hija del Rey se resiste a declarar ante el juez, porque no es una ciudadana más y se considera por encima de la Pantoja. El favoritismo que invoca su recurso es una carga de profundidad contra la monarquía constitucional. Lo firma como S.A.R. Doña Cristina Federica de Borbón y Grecia, y me detengo aquí o no nos cabe nada más. Dado que el extenuante alegato no descifra las siglas S.A.R., recordaremos que corresponden a Sociedad Anónima Registrada, como recordatorio de que la Marca Infanta resultó clave en los botines expropiados por el Instituto Nóos de su marido.

    Nos centramos en las iniciales S.A.R. porque aparecen decenas de veces en el recurso de la Infanta. Esta figura nimia pretende resaltar así que habla en nombre del Rey, no sabe usted a quién está juzgando. S.A.R. corresponde pues a Servicio Aéreo de Rescate, papá me lo solucionará. De hecho, la imputada se adjudica con reiteración el nombre de S.A.R. Doña Cristina sin apellidos, como los concursantes de Gran Hermano. Frente al sospechoso énfasis en el S.A.R., que tal vez corresponde a Sucias Actividades Reservadas, la hija del monarca no se refiere recíprocamente a su esposo como Excelentísimo Señor Don Iñaki Urdangarin, sino con un escueto Don Iñaki Urdangarin, linaje incluido. El diáfano mensaje transmite que a éste podéis arrearle, porque pertenece al populacho.


    La insistencia de la Infanta en encasquetarse el S.A.R., iniciales de Saqueadora con Aureola Regia, resulta contraproducente. S.A.R. Doña Cristina no es la esposa de Iñaki Urdangarin, sino que el ordinario Urdangarin es el esposo de la excelsa S.A.R. La pomposa titulación refuerza el papel de la hija del Rey en la trama, por si sus beneficios económicos no fueran suficientes. Con su escrito, la opción de escabullirse por la razón de Estado degenera en un insulto a la ciudadanía de la que emana su poder. El alegato en que se suma a la protectora fiscalía del PP obliga precisamente a que declare, porque S.A.R. Doña Cristina se siente por encima de las molestias de la ley. S.A.R., Sus Argumentos Repugnan.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook