Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 04
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Rubalcaba contra el PP

    Identificar correctamente a las partes es la primera norma para abordar un litigio. "Conoce a tu enemigo", ordena Sun Tzu en El arte de la guerra, antes de estipular el obligatorio "conócete a ti mismo". Por tanto, procede recordar que en el aniversario de la muerte de Franco no se medirán el PSOE contra el PP, ni mucho menos Rubalcaba contra Rajoy. El duelo enfrenta al candidato progresista en solitario –porque cualquier adherencia socialista adelgaza sus posibilidades– frente a los airosos penachos del Partido Popular en pleno, porque toda mención al cabeza de la lista conservadora desinfla el potencial de la derecha. Y como el orden de los factores altera el producto, el enfrentamiento debe leerse "Rubalcaba contra el PP", con el exvicepresidente en el papel de aspirante que desafía a los ominosos augurios.
    El eslogan "Soy el líder del PSOE" resume la estrategia de Rubalcaba para anular al partido que lo cobija, y que se ha convertido en el principal obstáculo para su triunfo. En cuanto a Rajoy, su inhibición demuestra que el PP no tiene candidato. Es un cero a la derecha, un McGuffin, una maniobra de distracción según confirma el propio exvicepresidente de Aznar al definirse como un político de serie B, previsible. Detrás del candidato de la derecha no se agazapan las huestes del Gran Capital, sino otros seres que probablemente le igualan en su mediocre liderazgo.
    Casi nadie le encomendaría sus negocios comprometidos a Rajoy, si tuviera la opción de Rubalcaba. En esta convicción sellada por las encuestas se entrometen distorsiones decisivas. En primer lugar, el peso del disciplinado PP. En segundo, el odio visceral a Zapatero. En tercero, la sensación de que Rajoy no es una maldición para uno mismo, sino para los demás, una tentación irresistible para el dinamitero individualista español. O no tan hispano, porque el Tea Party deseaba llevar a la quiebra a Estados Unidos, con tal de expulsar a Obama de la Casa Blanca. En fin, las elecciones se leen "Rubalcaba contra el PP", y el resultado ya lo saben.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook