Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 15
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Rotger contagia al Parlament

    Si Balears puede funcionar con un presidente del Parlament imputado por corrupción, ¿qué necesidad tiene del boato de un cargo que sitúa a Pere Rotger como ilustre entre sus conciudadanos? La comunidad ha traspasado un nuevo límite, sorprende que pudiera caer más bajo. Un poco hartos de la monserga de la imputación como “medida de protección”, esta interpretación resulta válida en un accidente de tráfico incierto o si el número uno de la cámara se hubiera excedido en la descalificación a un diputado, un ejemplo del que existen numerosos precedentes donde a nadie se le ha ocurrido sugerir un apartamiento. Cuando se habla del presunto fraude con dineros públicos, hasta el PP puede entender que la permanencia es insostenible. Maria Antònia Munar, por poner un caso extremo, dimitió tras ser acusada de manejos corruptos por un subordinado. Y Rotger se refugió en el trono parlamentario por las mismas razones que su predecesora.


    Las personas se corrompen individualmente, pero la difusión del peculiar fenómeno en el seno del PP balear obliga a diagnosticar que se apodera de quienes se incorporan a sus listas sin discriminación, en algún caso contra su voluntad. Una vez infectado, Rotger debió ausentarse como mínimo del pleno del martes. Una imputación por corrupción es más seria que un viaje o una gripe, dos trances que le hubieran obligado a darse de baja provisional.
    Desde la presidencia, Rotger contagia al Parlament entero de una imputación por corrupción en la que se metió voluntariamente. Admitamos que la reputación de la cámara no merece un artículo, el problema surge cuando la contaminación se propaga al conjunto de la población. Difícilmente puede exigir la retirada un PSOE que presentó imputados en sus listas, pero mucho menos un José Ramón Bauzá que en los recesos puede consultar su cuenta corriente, para averiguar cómo van los ingresos diarios de sus negocios. Un código ético deja de serlo cuando lo esgrime el presidente de Balears, tan debilitado que no puede imponer ni el código de la circulación.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook