Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 14
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Rajoy reescribe ‘La algarabía’

    Rajoy cree que los enfermos se curan solos y que, en todo caso, su intervención personal empeoraría el estado del paciente. Nadie puede discutirle la segunda mitad del enunciado, otra cosa sería averiguar por qué se encomienda la presidencia del Gobierno a una personalidad tan inapropiada. La inhibición acolchada del inquilino de La Moncloa disimula una tentación imperial, quizás aneja al cargo. Su prepotencia es sospechosamente genérica cuando la descarga sobre Elena Salgado o Rosa Díez, clasista cuando reprocha a los socialistas que no lean –nadie conoce una sola afición literaria de un presidente más balompédico que enciclopédico–, universal cuando tolera el “que se jodan” emergido de las filas del PP, y regional al despachar la Diada catalana con un displicente “en España no estamos para grandes algarabías”.
    La millonaria manifestación de Barcelona debió convencer a Rajoy de que ha alcanzado el punto deprimente en que los ciudadanos harán cualquier cosa por llevarle la contraria. La algarabía es una apasionante novela de Jorge Semprún, que el presidente del Gobierno no es sospechoso de haber leído. Fue publicada originariamente en francés, con el hoy oportuno trasfondo de mayo del 68. El protagonista Artigas busca la aceptación de España vía pasaporte, pero su petición es rechazada sistemáticamente. La adaptación a Cataluña es elemental.
    En la pacífica algarabía barcelonesa, algunos cientos de miles de manifestantes apuntaban directamente a Rajoy, con o sin independencia. Un De Guindos envalentonado aprovechó la resaca para proclamar la liquidación del Estado de bienestar, a fin de sufragar a los estafadores que han hundido la banca. En cambio, la emperatriz Soraya preserva la bisoñez suficiente para mostrarse tan aterrorizada como su predecesora María Antonieta. La política aborrece el vacío, y el absentismo presidencial será suplido por otros discursos. En un segundo libro que Rajoy no leerá, Jacques Attali se plantea ¿Quién gobernará mañana el mundo? Por Rajoy que no pregunten.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook