Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 03
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Que calle el silencio

    Es la foto del año, así de sencillo. Aquí tendremos que explicarla sólo con palabras. Treinta profesores y padres de alumnos del Instituto de Son Pacs se desnudan ante la cámara. Descalzos, y sin más prenda que las gafas en la mitad de ellos, iluminan la metáfora de una enseñanza pública despojada de fondos, para restaurar el clasismo educativo. Tras el posado se adivina un hábil director de escena. Ahí está la elección del gimnasio, más madera en un local neutro, in córpore sano. O la colocación a la misma altura de los cartelones con altavoces que parecen embudos, otra síntesis.


    La foto nos interpela, porque la edad media de los desnudados alcanza los cuarenta años. No son deportistas de una disciplina olímpica en busca de subvenciones. Propugnan “el trabajo bien hecho”. Obligan a una respuesta del espectador, y Ella me comenta como buena mallorquina:
    –Ya no tenemos edad para estas cosas.


    En efecto, y el incontrovertible argumento cronológico refuerza el coraje de quienes han roto la barrera del tiempo y del sonido. Porque si no me equivoco, su mensaje es que calle el silencio. Así ha sido literalmente. El silencio se ha desparramado por la calle, donde profesores y médicos son los únicos colectivos profesionales aprobados masivamente por la población. Hay que castigarlos, algo habrán hecho.


    “No tenemos edad”, el argumento que resume la complacencia o complicidad que convirtió a Mallorca en el paraíso de la corrupción. Ante la denuncia inconveniente, era más cómodo mantenerse vestidos y calentitos que exponerse en paños menores delante de compañeros y alumnos. Por cierto, en la foto no hay menores ni un gesto de ira, la Santa Inquisición que pretende acusar de agresión a sus víctimas se verá con problemas para explicarla. Sin embargo, esta imagen vale por mil clases, porque tiene mucha clase. Los alumnos recordarán el gesto de dignidad cuando el perfil de sus profesores sea una línea borrosa. Y los reticentes se arrepentirán de su miedo, aunque habrá más fotos y menos silencio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook