Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 20
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pirómanos con licencia

    Gabriel Company se burlaría si un mallorquín le dijera que ama un árbol. Desde la jactancia de su honda raigambre en la isla, el conseller contra el Medio Ambiente quiere doblegar la naturaleza y humillar a sus enamorados. Saliva con la Ley General Franco de Turismo y promueve la Ley de Urbanismo Destruye como Puedas. Sin embargo, a continuación se enfurruña cuando arde un bosque sin que él lo haya decretado expresamente, y sin que exista el proyecto inmediato de cubrirlo de hormigón. Hasta para un político debería ser obvio que fomentar el respeto a un territorio es esencial para preservarlo. Nadie quema lo que aprecia, o lo quema un poco menos.


    A raíz de los incendios en vigor, Company quiere convertir a los mallorquines en vigilantes de sus vecinos. Ah, la pasión del poder por la delación. El conseller recomienda a los policías ocasionales que tomen las matrículas de vehículos inesperados en el bosque, o que comuniquen la presencia de personas sospechosas a las autoridades. Como guarda forestal en ciernes, me pregunto si un pirómano se parece a un ecologista. El conseller se enfrenta a dos dificultades insalvables. Si el mecanismo de respuesta a las denuncias coincide con el habitual en la burocracia, habrá ardido Mallorca entera sin que se hayan rellenado y tramitado los impresos pertinentes. Y además, antes de abalanzarse sobre quienes se disponen a acabar con el bosque, el ciudadano debe cerciorarse de que el propósito de los turbios personajes no es levantar un bloque de apartamentos, en cuyo caso migran de pirómanos a benefactores de Mallorca.


    Estos días nos han conmovido las declaraciones de dueños de chalets mallorquines acechados por las llamas. Resulta intolerable que se queme el bosque que lame sus propiedades, aunque resulta perfectamente aceptable que una parte sustancial de esta superficie arbolada fuera aniquilada, para colocar allí los hermosos bloques que hoy se sienten amenazados. En Mallorca, cuesta distinguir la piromanía de la seguridad jurídica.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook