Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 05
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Perseguir al consumidor

    Me gusta efectuar mis compras personales a medianoche, y agradezco que haya establecimientos abiertos en horario intempestivo. En mi último avituallamiento, abono una factura de 25 euros con una tarjeta Visa más la correspondiente clave con cuatro números PIN, que introduzco yo mismo en la terminal. Por si este despliegue de seguridad que garantizaría mi acceso al Pentágono no fuera suficiente, el empleado me reclama el DNI, cuando precisamente se me endosó este documento de crédito bajo el señuelo de que hacía superflua la identificación. Calculo que la probabilidad de que yo haya robado mi tarjeta, conozca su código de cuatro dígitos y me atreva a aventurarlo en público por 25 miserables euros, equivale a la posibilidad de que yo sea Bin Laden. Le recuerdo amablemente este detalle a mi interlocutor. La respuesta es descorazonadora:
    –Me lo ha ordenado mi jefe.
     
    La conclusión es triple. Primo: En contra de la extendida opinión, la burocracia es un invento de la empresa privada que se ha contagiado a la Administración. Secundo: El comercio no persigue al consumidor para lograr que desembolse unos euros, sino para reprocharle su intención. Tertio: ¿Para qué me dan un código, si no me van a creer cuando lo aplico? En lugar de disuadirme de comprar por todos los medios a su alcance, los jefes del establecimiento podrían haberse preocupado de reponer los productos caducados de sus estanterías. En concreto, yogures líquidos y galletas recubiertas de chocolate blanco. ¿Realmente se dedican al comercio?
     
    Me queda la mejor parte. En este mismo negocio compró hace años una concejala del PP de Palma, no se puede ser más preciso. Utilizaba una tarjeta de su expareja como venganza sentimental. La vació sin que le reclamaran su identificación, en tiempos previos al PIN. Una vez que el damnificado formuló la denuncia pertinente, jamás se actuó contra la política conservadora, por motivos obvios en el clima que estamos viviendo. En la persecución al consumidor también hay clases.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook