Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 28
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oslo, ciudad poliédrica

    El pasado jueves, Oslo era una de las diez mejores ciudades del mundo para vivir, según la revista de culto Monocle. Los analistas coincidían en que la designación era previsible y casi inevitable, por la paz reinante en la capital nórdica. El pasado viernes, Oslo y alrededores sufrían un feroz atentado de Al Qaeda, el segundo por importancia en Europa. Los analistas coincidían en que la matanza era previsible y casi inevitable, por las tensiones acumuladas que hacen de Noruega un país inhóspito donde nadie querría vivir. El sábado, la masacre en cuestión no tenía nada que ver con el terrorismo islámico, sino que era obra de un pistolero solitario de ultraderecha. Los analistas coincidían en que la carnicería fascista era previsible y casi inevitable, por el crecimiento espectacular de los movimientos racistas. El domingo, se confirmó el asesinato de decenas de escandinavos rubios a cargo de un escandinavo rubio. Los analistas coincidían en que la tragedia exigía un debate sobre la inmigración no rubia a Noruega. Y así sucesivamente.


    Le Monde oficializaba lo ocurrido como "auténtica masacre", sin aclarar en qué consiste una "falsa masacre" pero insinuando que los analistas suelen perturbar los conceptos, y que la realidad no bromeaba en este caso. El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, se despachaba observando que "lo peor es que la isla de Utoya, donde he sido tan feliz, haya sido escenario de un hecho tan brutal". Con permiso del político analista, lo peor es que hayan fallecido 76 personas –si los noruegos se deciden a confirmar la cifra, aplicando las modernas tecnologías al recuento de cuerpos– y no el mancillamiento de un escenario idílico. Sin embargo, entendemos al gobernante nórdico. Ante un hecho irracional, nos detenemos en las florituras paisajísticas para disimular nuestras limitaciones. Todo es turismo. Tras tanto examen, los analistas concluirán que hay que vigilar más de cerca a quienes carecen de vínculos con Al Qaeda ni con el fascismo, obligándoles además a pagar su pérdida de libertades. Seguiremos analizando.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook