Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 13
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No hay recortes para ricos

    Rajoy habló con una pistola en la sien, que ni siquiera empuñaba él. Mientras enumeraba las plagas que su Gobierno abatiría sobre la población, se palpaba la desilusión de los sectores más favorecidos, ausentes del pormenorizado relato de maldiciones. Puede discutirse si en España hay demasiado funcionarios, pero no hay demasiados funcionarios ricos, por citar a uno de los colectivos que recibieron la atención preferente del líder del PP. Nadie ha dejado de comprar un Louis Vuitton por el porcentaje de IVA, de ahí que tampoco la subida de este impuesto lleva la etiqueta de los opulentos. Es un impuesto que sanciona abrumadoramente a las clases medias. Igual sucede con la inflación, tan persistente como incomprensible en un país donde el consumo se ha colapsado. La edad de jubilación, el subsidio de paro y la desgravación tampoco plantean situaciones acuciantes al selecto uno por ciento de la cima social. 


     Rajoy debería recordar que es el presidente de todos los españoles. Olvidarse de los ricos supone un lacerante agravio comparativo, en especial cuando se recapacita que están sufriendo a solas con la angustia de su riqueza en vilo, porque el resto de la población carece de patrimonio que defender. La solitaria medida del PP hacia los potentados se llama amnistía fiscal, el perdón de los privilegiados porque las clases medias son irrecuperables.


    El presidente del Gobierno no se olvidó de apedrear a los “liberados sindicales” ni en su jornada de tribulación. En cambio, no hay recortes para ricos. Se impone la creación de una línea de austeridad especialmente diseñada para las exigencias de los acaudalados, a fin de transmitir la apariencia de ecuanimidad. Rubalcaba quiso compensar la astringencia de Rajoy, para lo cual ensalzó sin tasa al Banco de Santander, la única persona o marca singularizada en su intervención. En efecto, se trata de la entidad cuya familia presidencial disfrutaba de una cuenta oculta de mil millones de euros en Suiza, que sólo regularizó tras ser descubierta. Populares y socialistas unidos, jamás serán vencidos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook