Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 04
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Montserrat Casas voló alto

    Una mujer que ha sido odiada por Matas y Bauzá, sin olvidar el pésame escupido por María Salom, merece una consideración especial de sus vecinos. Montserrat Casas voló muy por encima de la media de altos cargos de la tierra. La catedrática de Física Atómica conquistó el rectorado de la Universitat desde el progresismo, enfrentada victoriosamente a sendas candidaturas de izquierda –Carles Manera– y derecha –he olvidado–, en una región asfixiada por la hegemonía del PP de la corrupción. Ejerció el poder con la timidez enérgica de los científicos, sostengo que fue más feliz como Síndic de Greuges de la institución académica que en su cima.

    Guardo pruebas de su decencia. Me obligó a participar en el jurado de un concurso de debates, entre alumnos de distintas universidades de su ámbito. En las deliberaciones, quienes equiparan a Mallorca con una colonia aspiraban a manipular el veredicto, a favor de un equipo que simplemente no lo merecía. Me opuse con la tranquilidad de quien no se jugaba nada en el envite, aparte de que la rebeldía aligeraba una labor tediosa. Casas se hallaba entre colegas con quienes debía convivir, pero optó sin pestañear por la justicia.

    El papel social de la Universitat es más nulo que discreto, y también Casas me dio la oportunidad de manifestarlo sin censura en la revista de la institución. En medio de la desidia generalizada hacia la UIB, la conmoción que ha suscitado la desaparición de la rectora premia una elegancia singular. El Govern más analfabeto de la historia pugnará ahora por nombrar un sucesor que la deshonre, seguro que Bauzá ya le ha echado el ojo a algún deslumbrante militar para que fortifique el rectorado. Casas ha vivido, como decían los clásicos. No quiso flores, ni en vida ni tras su desaparición, aunque cabe administrar juicioosamente el concepto de desvanecimiento, tratándose de una científica. En las palabras que Einstein inscribió a la muerte de su amigo Besso, la distinción entre pasado, presente y futuro es apenas una convención “para nosotros los físicos”.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook