Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 05
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Matas no tiene quien le defienda

    Un tal García Márquez firmó El coronel no tiene quien le escriba y lo fechó no casualmente en el promisorio 1956, año del feliz natalicio de Jaume Matas Palou. Con estremecedora clarividencia, el autor colombiano desgranaba la pesarosa vicisitud del jubilado que implora durante tres lustros un indulto a su Gobierno, en forma de pensión. En ambos casos, el funcionario carece de fuente conocida de ingresos. Y con una exactitud que hoy refrenda la prensa y que me ha recorrido en forma de escalofrío, el ignoto escritor detallaba hace medio siglo cómo su protagonista cambiaba de abogado en su desesperación. El realismo siempre es mágico.

    Matas no tiene quien le defienda, situación chocante para un político que durante el poder no tenía quien le atacara. Si nos diera moralista, predicaríamos que aquella ausencia de crítica propició su actual tesitura indefendible. El exministro de Aznar, durante los mismos mil días que duró la guerra librada por el coronel, acumulará pronto más abogados que votantes congregó en su época de esplendor. Subsiste junto al mar como el militar de la breve novela, y conserva el criterio faraónico de no pagar a los letrados que le defraudan. Se guía por la lógica implacable del cambio de entrenador anual, como su amigo Florentino. Al fin y al cabo, los defensores le escoltan en una trayectoria que cuenta los procesos por condenas. Hasta 19 jueces y nueve jurados populares se han pronunciado ya contra el indefenso president.

    Quienes creíamos conocerle, sospechamos que a Matas le preocupa más mantener la importancia que la inocencia, ambas irrecuperables. En la grabación judicial de sus llamadas sobresalía el estupor compartida con el coronel, al comprobar el silencio telefónico de quienes antaño cultivaban su amistad por interés. No padecerá penurias económicas, pero el hambre de poder justifica la pregunta de la esposa del jubilado que cierra la novela. "Dime, ¿qué comemos?" Omitimos la respuesta escatológica del coronel Matas, porque este artículo no solo van a leerlo los niños.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook