Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 24
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Machote Company

    Biel Company quiere ser president en lugar del president, y no tenemos ninguna garantía de que lo hiciera peor que Bauzá. El conseller de casi todo encarna al PP clásico cañellista, el president de casi nada remite al PP paleolítico fraguista. Al farmacéutico solo le preocupa su riqueza personal, el agricultor vela por la fortuna de su clan en la versión provinciana del crony capitalism o gobierno de los compinches. Bauzá carece de discurso, más allá de la orden del día colgada en el tablón de anuncios de su mente cuartelera. Company pertenece a la peligrosa estirpe de quienes llaman al pan pam, y a continuación la emprenden a tiros. Mientras su jefe se sofoca en la sauna, el consejero ha elegido como animal totémico al macho cabrío, que da nombre al aquelarre porque en euskera lo llaman aker, ahora que Ocho apellidos vascos nos ha doctorado en este simpático dialecto.

    Ahí queríamos llegar. El machote Company adora al macho cabrío porque el Govern entero es un aquelarre, un conciliábulo irracional que compagina las artes de la brujería y los tormentos de la Inquisición, ejecutados contra el territorio y sus habitantes. Quienes habíamos decretado que vivimos la legislatura de las cabras, nos congratulamos de que este ejecutivo a cuatro patas reconozca que por fin Mallorca ha encontrado un mamífero digno de pisotear la isla sin dejar un rastro de cemento.

    Como todos los conspiradores, Company se cree víctima de una conspiración. Cuesta convencerle de que por fuerza arquimediana ha de aflorar una proporción mínima de sus tropelías. Al igual que las cabras, es saltón y faltón, así que engarza su invocación satánica con cansinas fanfarronadas contra quienes se atreven a denunciar sus mentiras, el único capítulo de la acción política en que coincide con su president. En fin, no tiene por qué ser mejor amenazando que gestionando. Si el Gran Macho Cabrío no lo remedia, los votantes del PP deberemos resolver el diabólico dilema entre Bauzá y Company. Entonces esbozaremos el tímido “bien, pero, ¿hay alguien más?” del divino chiste de Eugenio.       
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook