Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 16
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los ciclistas no votan

    Hay políticos honrados y ciclistas civilizados, pero nos centraremos en los vándalos. Cada vez que denunciábamos sus desmanes por las aceras durante el infausto mandato socialista en Cort, los agresores montados multiplicaban sus encendidos manifiestos de apoyo a Aina Calvo. La alcaldesa pensó que esta adhesión se traduciría en votos. Nos costó convencerla de que los usuarios de bicicleta no votan, y de que numerosos peatones silenciosos preservarían su animadversión hasta la jornada electoral. Creyó que el castigo a los automovilistas justificaba la tortura colateral a los palmesanos de a pie, imaginen el chasco cuando obtuvo el peor resultado de la historia para sus siglas.
    Mateo Isern ganó Cort porque Palma era una ciudad ruidosa, sucia y sobrecargada de ciclistas vandálicos. Sin embargo, se cree alcalde por Adonis, un dios que no montaba en bicicleta. El edil avalado por Rajoy gracias a su “porte y percha” ha empeorado el colapso ciclista abanderado por su predecesora. De entrada, y en aplicación del programa universal del PP, suprimió el carril-bici que afectaba a sus posesiones patrimoniales. A continuación, autoriza la libre circulación de bicicletas por tramos de acera, una medida despótica a la que no se hubiera atrevido ni Calvo.
     Empeñado en aumentar la cuota de ciclistas con Rolex, el alcalde que se presentó contra el carril-bici usurpa las aceras y las entrega a los vándalos. Atropella literalmente a los habitantes de las zonas señaladas que, si sufren la embestida de una bicicleta, adquirirán de inmediato la condición de agresores autolesionados. Nos hallamos ante un nuevo iluso, convencido de que los ciclistas votan. Necesitaremos tres años para disuadirlo de su fantasía. Abandonamos hace tiempo el proyecto de informar a nuestros paisanos de que el amontonamiento de un millón de personas en una isla impone limitaciones estrictas de movilidad. Ahora bien, Calvo tuvo el coraje de promocionar el ciclismo vandálico de frente, su sucesor lo hace desde la cobardía. El castigo será idéntico.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook