Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 25
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las terrazas nos expropian

    Las terrazas creadas por el PP en Palma son más confiscatorias que la suma de Cristina Fernández y Evo Morales. Lo hemos visto por última vez en es Born, pero sobran ejemplos. Primero aparecen unas tímidas mesas y sillas al tresbolillo, que son retiradas religiosamente cuando oscurece la jornada. De repente, una noche se quedan ahí, y ya con varias sombrillas de centinelas. Pronto arden hogueras que incumplen la mitad del catálogo de ordenanzas municipales, y una mesa para los saleros, y otra para los cubiertos. Entiéndase que jamás se encoge en un centímetro cuadrado la superficie inicial. Estas adiciones incrementan el suelo público expropiado.
    Cuando estabas a punto de acostumbrarte, florecen unos insípidos vegetales, sostenidos por maceteros diseñados para garantizar la doble rotura de tibia y peroné, al peatón que se aventure por los parajes. Al día siguiente se despliegan hules protectores del frío, articulados sobre unos postes que de momento serán móviles, pero que mañana se hincarán en el suelo para la posteridad. El espectáculo no ha terminado, y los antipáticos plásticos serán reemplazado por un acristalamiento, que desgraciadamente deja resquicios en la zona inferior. Nada que no pueda solucionarse con un trabajo de cimentación, para que el suelo público pase a manos del empresario con impecables contactos en las instituciones. El cielo, también, porque le seguirán llamando terraza aunque se ha convertido en un búnker que resistiría la estampida de una manada de elefantes que huyen despavoridos de un fusil regio.
    Dicho lo cual, no nos molesta tanto la estética de chiringuito de playa en parajes privilegiados, ni los maceteros, ni que el PP haya sumado las terrazas de expansión amazónica a los homicidas en bicicleta. Duele más la burla, la reiterada necesidad de demostrarle al ciudadano que el poder consiste en saltarse la ley a la torera, siempre en provecho de los mismos. Ayer mismo, ya casi debemos pedir permiso para infiltrarnos por los canales laterales en es Born. Gracias a Cort, entre otros.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook