Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 01
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La Rambla de Isern

    Precedente lejano: En un borrón caciquil de Cort, el ayuntamiento de Aina Calvo se niega a restituir la denominación originaria de una calle de la Playa de Palma, cuyo topónimo era denigrado masiva y razonadamente por los vecinos. Para empeorar la situación, PSOE y PSM refugiaron su tentación dictatorial en especiosos argumentos lingüísticos. Pagaron su arrogancia en las urnas. Precedente próximo: La Zarzuela defiende la continuidad de García Revenga, tesorero del Instituto Nóos, con la torpe contumacia exhibida en el caso Urdangarin, y que ha colocado a la monarquía al borde del precipicio. En medio de la cobardía generalizada, el único político no profesional de este párrafo –Mateo Isern– suprime el infamante apéndice del “Duque EmPalmado” en el enunciado de La Rambla. Añade con ironía que es “una buena medida para la Casa del Rey”.
     Isern frecuenta los mismos círculos que Urdangarin, pero ha adivinado que recibe votos de miles de ciudadanos que abominan del comportamiento del duque. Isern vive en un palacete en las inmediaciones de La Rambla, pero un día descubrió son Gotleu. Ni siquiera ha actuado por un compromiso ético, pero se ha enfrentado desde el pragmatismo a Bauzá, que maneja más dinero que el yerno del Rey y que sólo hubiera aceptado la denominación de La Rambla de Madrid. El alcalde contradice a su propio partido, que decidió en solitario el topónimo hoy vergonzoso.
    Recuperar el gentilicio de una de las calles más familiares de Palma es un gesto provechoso y barato. Admito que Isern no se ha envalentonado al descubrir los millones que el PP otorgó a Urdangarin, sino ante una disfunción eréctil de la prosa del esposo de la infanta Cristina. Sin embargo, la medida de parvulario del alcalde le distancia de la clase política, obliga a contemplar su peripecia con curiosidad y localiza en Cort la materia gris ausente del hueco Consolat, lo cual hace doblemente peligroso al ayuntamiento. Y desengáñese, el PSOE no hubiera rebanado el apéndice ducal a La Rambla. Ahora menos que nunca.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook