Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 19
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La fe en Twitter se estanca

    El editor sensacionalista Joseph Pulitzer afirmaba que el periodismo consiste en morder la mano que te da de comer. Sin embargo, no morderemos la mano que nos da de leer, y respetaremos en Twitter la difusión de contenidos mediáticos. La red de gorjeos cumple escrupulosamente con la nueva división en clases. Un importante contingente de humanos entrega sus talentos a una causa altruista, en este caso los 140 caracteres. Un segundo estamento masivo cree falsamente que consume información sin pagar a cambio. El conjunto viene sobrevolado por la minoría de costumbre, que se enriquece a manos llenas con el trabajo de los primeros y la credulidad de los segundos. El punto 4G.

    ¿Tuiteas o trabajas? no es sólo la ficha de identificación en contactos epidérmicos. La supresión del ingrediente económico entre los comensales del ágape renueva la consideración de twitter como un movimiento religioso. Sin embargo, ninguna fe culmina su aspiración a la universalidad, y la deuda acumulada por la empresa se suma a un estancamiento en la incorporación de nuevos adeptos. Las creencias se tambalean frente a la  selectiva frontera de los 140 caracteres. La mayoría pensamos que tenemos mucho más que decir.

    En twitter te sientes más solo, es una religión boutique frente a las grandes confesiones definidas en facebook, que le quintuplica en usuarios. La fertilidad de las comparaciones religiosas se fortalece al recordar que Katy Perry, la campeona mundial de tuits con sus 50 millones de seguidores, empezó como cantante de temas religiosos. Internet dispara a mujeres avispadas, aunque alguien deberá aclarar si se necesitaba una revolución tecnológica para consagrar la fe planetaria en Paris Hilton, que precedió a las redes sociales. La desoladora conclusión es que los centenares de millones de fieles de twitter y facebook han pasado la última década aguardando la venida del auténtico Mesías tecnológico, que cambiará el mundo para siempre con unos dones que no podemos ni entrever. Hoy idolatramos a impostores.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook