Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 22
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La economía más sumergida

    La invocación al agradecido enemigo exterior encubre todavía los fracasos interiores. A falta de unas Malvinas que reivindicar, la intelligentsia española o la ausencia de la misma encontró su Peñón en un reportaje gráfico del New York Times. Bajo el epígrafe “En España, austeridad y hambre” se repasaban las instantáneas del desastre económico en los sectores más dañados. El recurso al blanco y negro confirmaba el odio antiespañol de la pieza, más allá de toda duda razonable. La imagen sobresaliente mostraba a un hombre que escrutaba un contenedor de basura. El texto adjunto relataba la experiencia de una mujer feliz, tras el hallazgo de una docena de patatas enmohecidas entre las inmundicias.


    Será casualidad, pero desde entonces no logro mantenerme medio minuto ante un contenedor de basuras sin que aparezca una persona dispuesta a examinarlo, como si fuera el arcón del tesoro. Pronto se recogerán en el ataúd de los desperdicios más objetos de los que allí se depositan. Por supuesto, los patriotas consignarán que la publicación ha inducido a numerosos lectores del Times a indagar en los contenedores, por el famoso efecto de emulación. Sin embargo, tampoco cabe descartar que las personas que hurgan en la basura –definidos en inglés por la misma palabra que el carroñero o scavenger– ya estuvieran ahí, y que precisamente por ello aparecía su imagen en el reportaje.


    La ciencia económica ha multiplicado los sinónimos que evitan la mención directa a robar. Recurre a subterfugios como las preferentes, los bonus a banqueros, la adecuación salarial y, en el mayor logro léxico, la economía sumergida. Las personas que se sumergen en el mar de basuras del contenedor practican la variante más inocente y radical de esta disciplina. Visitan los restos mortales de la época del despilfarro, cuando las sobras constituían una civilización en sí misma. Con permiso de los patriotas, el Times se ha limitado a descubrir a las víctimas que ya estaban ahí, pero que pasaban desapercibidas. En esta revelación consistía el papel de la prensa, al menos en otros países más bárbaros.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook