Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 02
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La crisis acaba en, o con, 2012

    La crisis acabará en, o con, 2012. El viernes 21 de diciembre del año ya entrometido, para ser más exactos. El calendario maya fija en fecha tan precisa el fin del mundo €no, no adelanta la hora exacta de la función y defunción€. No es previsible que el hundimiento económico sobreviva al apocalipsis simpar, y los guacamayos mayas no aclaran si los mercados han acelerado el final de los tiempos. La felicidad debería embargar a quienes se sienten apesadumbrados por las lúgubres perspectivas económicas, ya falta menos. El egoísmo neoliberal se ha desarrollado hasta tal punto, que los seres humanos lo considerarán una buena noticia, si también se extinguen los demás y les garantizan que su móvil seguirá teniendo cobertura en el más allá.
    Esperemos que el reloj maya de piedra no atrase, porque el mundo se desplomaría en tal caso en mayo. En cumplimiento de las coincidencias numéricas, el día 21 y el mes 12 están cifrados en 2012, lo cual otorga notable verosimilitud al vaticinio. Admitamos que los economistas son incapaces de acertar con un día de antelación, pero tal vez la visibilidad humana se despeja con el tiempo suficiente. En las palabras inolvidables del economista maya Maynard Keynes, "a largo plazo estamos todos muertos". Sólo le faltó precisar el año.
    La vida sería menos interesante si no la pasáramos aterrorizados. Sin embargo, los dioses han decidido un corte algo brusco de sus relaciones con los incorregibles seres humanos. Al mudarnos a ninguna parte, dejaremos el planeta convertido en una ciénaga inhabitable. Los escépticos reclamarán una prueba más convincente, antes de comenzar los preparativos. En realidad, ¿por qué no habría de confiar en el pronóstico maya, un mundo que se arrodilla ante las agencias de calificación? Si amanece el sábado 22 de diciembre de 2012, no quedará ningún maya a quien exigirle responsabilidades. Las predicciones apocalípticas suelen equivocarse pero, por desgracia, basta con que acierten en una ocasión. Siempre nos queda hoy, pero ya hemos consumido un trozo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook