Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 04
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La corona se deja chantajear

    Un estafador que confiesa su condición de delincuente chantajea a la Corona, amenazando con la publicación de correos incriminatorios. La única respuesta admisible en la jefatura del Estado consistiría en desenmascarar al facineroso y denunciarlo con firmeza. Pues bien, la estupefaciente reacción de La Zarzuela se ha centrado en otorgarle un crédito absoluto, en acceder a sus pretensiones, y en colaborar con entusiasmo para que no entre en la cárcel. La institución se compromete a buscar la colaboración del aparato judicial, y ofrece como rehén a otro estafador confeso que pernocta en el palacio.


    Los chantajeados se ponen a la altura de los chantajistas, y se supone que la afición ha de callar respetuosamente. Admitamos el perdón pactado para los estafadores, pero el Jefe del Estado tiene que volver a explicarse o asumir la responsabilidad del gobernante a quien ponen en peligro unos delincuentes. Para endulzar el escándalo, se envuelve en una restitución de millones de euros. Si los primeros fueron pagados por Jaume Matas, ¿qué garantía hay de que la devolución no se efectuará con más dinero público, visto el oscurantismo en la financiación de la Familia Real?


    Lo peor de matar elefantes es que se acaba pensando que pueden liquidarse todos los problemas por idéntico procedimiento. Con el pacto judicial anunciado para Urdangarin, no confiesa el yerno del Rey, sino La Zarzuela en pleno. Botsuana y Nóos tenían que converger en algún momento, pero se está forzando peligrosamente la elasticidad del Estado de Derecho. Los manejos de alcantarilla palaciega demuestran el excelente trabajo del juez de Instrucción y de la fiscalía Anticorrupción, y ahora viene la conclusión que ustedes no estaban esperando. Procede exigir responsabilidades a la jefatura del Estado, y acceder a continuación a un pacto bien remunerado con Urdangarin. En manos de otros fiscales, o de la notoria Sala Garzón del Tribunal Supremo, el duque de Palma que se considera culpable no sólo podría salir inocente, sino coronado.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook