Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 09
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La academia de la historieta

    Franco era un demócrata por comparación con la Real Academia de la Historieta. Sin embargo, los escandalizados por la mendacidad del Diccionario Biográfico comparten error con los fascistas que han defendido que el dictador no fue un fascista. Ambos sectores creen que analizan un hecho relevante, dado que estaría avalado por una institución de prestigio. En realidad, se trata de la maquinación fabulada por una congregación insignificante, pero sostenida asombrosamente con fondos públicos. A un mamífero académico le asiste todo el derecho a sostener que Franco fue un benefactor de la humanidad, pero arriesgando su dinero y sin comprometer ni a los ciudadanos que le pagan ni a la miembro de honor, Sofía de Grecia.
    La ilustrativa coincidencia de puntos de vista entre la Academia de la Historieta y Franco no debe ocultar el trasfondo económico. Sorprende que ni en los recortes anunciados por los partidos políticos ni en los manifiestos de los indignados del 15-M figure la supresión inmediata de las siete Reales Academias, dejando únicamente en pie la que limpia, fija y da esplendor. Como mínimo, procede privatizar estos clubes apolillados y consagrados a inflar egos. Es decir, que se ponga a trabajar a sus miembros caducos.
    Las tesis sobre la esterilidad académica han sido avaladas por el propio director del ente, cuando asegura que no ha leído la entrada sobre Franco en el Diccionario. Si las carísimas deposiciones de la institución no suscitan el interés ni de su máximo responsable, poco puede añadirse sobre la liquidación que merece el tinglado. Seguro que el señor de la Historieta lee con sumo detenimiento las percepciones por sus múltiples actividades. Y no cabe duda de que, aun siendo de letras, protestaría enérgicamente si se le descontaran diez euros de fondos públicos que le corresponden con toda justicia. O si alguien se olvidara de adjuntar el marquesado que acredita sobradamente, y redujera su título a un simple condado. Los errores duelen menos cuando son pagados por los demás.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook