Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 10
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La abdicación ha comenzado

    La reacción de la Clínica La Zarzuela, ante la enésima intervención quirúrgica del monarca, equivale a un portero de fútbol lesionado que no sólo se niega a que su club fiche a otro cancerbero, sino que exige que el equipo juegue sin guardameta todos los partidos que precedan a la recuperación del titular. Resulta conmovedor que el rey no pueda estar sin España, pero España tampoco puede estar sin rey o sucedáneo. La postura dictada por el monarca a la Casa Hospitalaria del Rey no se toma la Jefatura del Estado demasiado en serio. Muestra poca estima por la tarea de reinar, tan superflua que será desempeñada con “normalidad” desde una habitación de hospital. No sólo Letizia piensa que su corona es una ocupación a tiempo parcial.

    El Rey lleva dos de sus 75 años parpadeando en el radar, se supo de Botsuana por la fractura de cadera. Dado que ejerce un papel hegeliano, por tanto simbólico y de representación, un año más de desaparición suena a broma en un país desarbolado por las tormentas. La abdicación no viene aconsejada por la edad, sino por la salud. Para disipar las sospechas de discriminación o ageism, recordemos que Simon Peres es un presidente pletórico de Israel a los 90 años, por no hablar de Isabel II.

    La testarudez regia rescata el “hecho biológico inevitable” que puso de moda el anterior Jefe de Estado. Por ello, la abdicación ya ha comenzado. Pronto será recomendada como imprescindible por quienes hoy la tildan de inverosímil, un gremio especializado en mentir a los ciudadanos por su propio bien. Entretanto, convendría refrenar el entusiasmo que lleva a cada cirujano contratado por la Clínica La Zarzuela a decretar que el Rey goza de una salud excelente. De hecho, la contratación del médico contradice la lozanía, y la insistencia en el embeleco puede impulsar a los sediciosos a invocar el criterio egipcio de que el galeno acompañe en su destino al faraón que no logró curar. Es diferente dejar de ser rey que jefe de negociado, pero España no puede jugar sin portero.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook