Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 03
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Inútil control policial

    Estados Unidos no ha detenido a un solo terrorista en los controles aeroportuarios posteriores al 11-S. Este dato no disuade a los mandos policiales de paso o con sede en Balears a la hora de montar aparatosos, ridículos y estériles controles de tráfico con las armas al aire. No sólo es una cuestión de torpeza, que se da por sentada y que reconocen los policías de verdad. Hay mucho de testosterona mal encauzada, de exhibicionismo del poder, de pésima asignación de recursos humanos que deberían concentrarse en la persecución de los verdaderos delincuentes. Por no hablar del deseo irrefrenable de humillar a los nativos.
    Todos estamos por la persecución del crimen, salvo que no está ahí. Se comprobaría sin más que publicar el balance de los ridículos controles. Mallorca no es Tijuana, aunque los recortes de Rajoy puedan lograrlo. La intercepción de unos gramos de marihuana no justifica la desestabilización a 35 grados de centenares de indígenas y turistas, de cuyo dinero dependemos aunque esta evidencia resulte de ardua digestión para un cargo de Interior. 
    En su anterior reencarnación veraniega, los absurdos controles de tráfico corrían a cargo de la policía nacional y de la guardia civil –mayormente en Puerto Portals, una exclusividad difícil de desentrañar–. Por supuesto, la policía local se ha sumado con entusiasmo a la iniciativa de sus mayores para dificultar la convivencia ciudadana. Mientras, desatiende la lucha contra el ruido y el vandalismo de los ciclistas de acera. Son los mismos agentes que recitan trece folios para explicar la imposibilidad de entrar en un local atronador. Ortega sostenía que España se solucionaría sin más que degradar los coroneles a capitanes y los catedráticos a maestros. La estampa de un señor con un rifle desenfundado y la mano en el gatillo no sólo es una pésima imagen turística, sino que asusta más que la libre circulación automovilística de un delincuente de poca monta. A falta de saber qué instrucciones tiene el portador del arma, si un extranjero con coche de alquiler pisa accidentalmente el acelerador.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook